• --
Publicada: martes, 30 de diciembre de 2014 7:15
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 9:11

El Parlamento de Irak denuncia apoyos y ayudas de Estados Unidos y sus aliados en la llamada coalición internacional anti-EIIL (Daesh, en árabe), como los envíos de armas y municiones, a los terroristas de ese grupo takfirí. “No es la primera vez que las fuerzas de la coalición y Estados Unidos lanzan ayudas y armamentos para Daesh (...) y lo justifican como una equivocación”, apuntó el lunes el parlamentario iraquí, Awad al-Awadi. De acuerdo con el legislador árabe, Estados Unidos apoya a bandas terroristas en Irak y Siria, tema que está explícitamente manifestada en sus apoyos a los elementos del grupo takfirí Daesh y el denominado Ejército Libre Sirio (ELS), entre otros. De acuerdo con Al-Awadi, Estados Unidos ya ha ayudado a los terroristas en Tal Afar y Sinyar, situadas en la provincia noroccidental de Nínive, y el caso más reciente de su ayuda a terroristas ha tenido lugar en las cercanías de la ciudad de Balad, situada en la provincia central de Salah al-Din. Por otro lado, mencionó las propagandas de Estados Unidos sobre la prolongación de la lucha antiterrorista de los iraquíes por años, y resaltó que esas falsificaciones buscan debilitar al Ejército y las fuerzas voluntarias populares y tapar sus victorias ante los terroristas. “Teniendo en cuenta las incesantes victorias del Ejército y las fuerzas populares de Irak, unidos ante los terroristas, la lucha contra Daesh no durará mucho”, enfatizó. El pasado 8 de agosto, Estados Unidos y sus aliados iniciaron ataques aéreos en Irak, bajo la égida de la llamada coalición internacional anti-Daesh, con el objetivo de acabar con este grupo terrorista: a finales del mes de septiembre los extendieron hasta Siria. Sin embargo, hasta el momento no ha habido resultados palpables ya que, so pretexto de erradicar a Daesh, la coalición bombardea las posiciones y los pozos petrolíferos controlados por el grupo terrorista. Los expertos advierten de que su objetivo real es destruir las infraestructuras de Siria e Irak, independientemente de la muerte de civiles. Los analistas políticos cuestionan los objetivos de Washington en esta nueva lucha contra el terrorismo en el Oriente Medio, y nos recuerdan que grupos extremistas como el EIIL nacieron con la ayuda financiera de países como EE. UU., Turquía, Arabia Saudí y Catar. Según el informe del pasado mes de junio de la agencia libanesa de noticias ‘Al-Ahed’, como uno de los casos de la implicancia de terceros países, en especial Estados Unidos, en los conflictos de Siria e Irak, funcionarios de Jordania consultados bajo anonimato confirman que en 2012 docenas de combatientes de Daesh fueron entrenados en Jordania para ayudar a los insurgentes sirios que operan contra Damasco. tas/rha/msf
Comentarios