• El canciller israelí, Yisrael Katz (izda.) habla con el premier del régimen israelí, Benjamín Netanyahu.
Publicada: martes, 14 de enero de 2020 2:27

El canciller israelí, Israel Katz, ha amenazado de muerte a Seyed Hasan Nasralá, líder del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

En un mensaje publicado este lunes en su cuenta de Twitter, Katz ha dicho que ni las medidas de seguridad más severas librarán de la muerte a Nasralá si continúa atacando a Israel y a su primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Nasralá no ha dejado de atacar a Netanyahu o amenazar a Israel. A medida que su angustia crece, su elocuencia aumenta”, ha escrito el ministro de exteriores del régimen israelí en dos tuits en hebreo y árabe.

Esta advertencia de Katz responde a los comentarios del secretario general de Hezbolá en los que afirmó el domingo que los ataques misilísticos del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán contra dos bases de EE.UU. en Irak conllevan mensajes claros para EE.UU. e Israel.

 

Estos ataques iraníes, destacó Nasralá, no solo demuestran el poder militar de Irán, sino que envían un mensaje a las autoridades del régimen de Tel Aviv que siempre amenazan con atacar las infraestructuras del país persa.

Además, el dirigente del movimiento libanés sostuvo que la respuesta al crimen de EE.UU. por matar al general Soleimani es un proceso largo que terminará con la salida definitiva de las tropas estadounidenses de la región del oeste de Asia.

Después de que el pasado 3 de enero, el teniente general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, fuera asesinado en Bagdad (capital iraquí), junto a varios combatientes de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), incluido su subcomandante, Abu Mahdi al-Muhandis, en un ataque aéreo estadounidense, Irán atacó la base aérea estadounidense Ain Al-Asad, ubicada en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar y utilizada por las tropas norteamericanas desde la invasión de Irak en 2003, y otra en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí.

Altos cargos castrenses israelíes han lanzado reiteradas amenazas contra la vida de Nasralá para acabar con el creciente poderío militar de Hezbolá que impide a Israel declarar una nueva guerra a El Líbano.

krd/ncl/mnz/hnb

Comentarios