• Partidos israelíes buscan coalición en medio de discrepancias
Publicada: viernes, 20 de septiembre de 2019 0:19

Las recientes elecciones generales israelíes, que se celebraron en el martes, representan un fracaso para todos los partidos políticos.

El líder del partido Azul y Blanco (Kahol Lavan), Benny Gantz, principal opositor del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en los comicios generales, dijo que debería ser primer ministro en un gobierno de unidad amplia.

Después de haber contado casi todos los votos escrutados, el Likud, el partido de Netanyahu, obtuvo 31 escaños de los 120 del Parlamento, y la formación de Gantz 33. Así, ninguno de los dos tiene cómo reunir los 61 escaños necesarios para gobernar.

Las cifras muestran la desconfianza en los líderes israelíes, que no escatimaron ningún esfuerzo para convencer a los votantes: desde la promesa de Netanyahu sobre la anexión del valle del Jordán, en Cisjordania ocupada, hasta los comentarios antiraníes de Gantz. Además, cualquiera que sea el resultado de este proceso, la situación no será diferente para los palestinos, que viven bajo la ocupación israelí y sufren sus atrocidades desde hace décadas.

Las elecciones israelíes, los segundos comicios celebrados en el país en el mismo año, sin duda apuntaron al fin de la “era Netanyahu”, quién ya perdió la mayoría parlamentaria. Un premier que, además, está acusado de corrupción, malversación y cohecho, y comparecerá ante la justicia en octubre.

smd/mjs

Comentarios