• Dos integrantes extranjeros del grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe).
Publicada: miércoles, 1 de julio de 2015 10:10

Los últimos casos del contagio del virus del sida en las filas del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), ha espantado a los takfiríes y la organización terrorista ha alertado de propagación masiva del VIH, informa Emirates 247.

Según ha afirmado este miércoles el portal de noticias emiratí, el brote tiene su origen en una donación de sangre de un integrante indonesio que llegó en 2014 a Siria.

El indonesio alias Abu Qatada, había transmitido el brote a una joven esclava izadí de 15 años, que luego la vendió a otro terrorista de nacionalidad egipcia. Los centros médicos de Daesh confirmaron que el egipcio de 30 años también había sido infectado tras violar a la joven izadí.

Daesh ejecutó la semana pasada a su miembro indonesio acusándolo de haber propagado intencionalmente el sida entre otros miembros de esta banda terrorista.

Otros dos miembros takfiríes, de nacionalidad saudí, que visitaban la casa del indonesio donde la esclava permanecía cautiva en una localidad en Al-Hasaka, noreste de Siria, dieron positivos en la prueba del VIH. Ambos confesaron que habían violado a la chica esclavizada.

Mujeres izadíes esclavizadas por la organización terrorista Daesh

 

Las investigaciones abiertas por especialistas de EIIL confirmaron el contagio a un alto comandante takfirí, un emir que había acudido a la citada vivienda.

Según la fuente, Daesh ya ha enviado a sus equipos médicos a los territorios que tiene bajo su control en Siria e Irak en un intento por evitar la extensión del brote entre sus miembros.

El grupo takfirí tiene bajo su control vastos territorios tanto en Siria como en Irak, donde ha cometido un sinfín de crímenes contra la humanidad, entre ellos, secuestros masivos y ejecuciones colectivas.

La semana pasada, el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), denunció que esta banda extremista ha vendido a sus filas a decenas de mujeres izadíes por precios que oscilan entre 500 y 2000 dólares.

Las mujeres fueron secuestradas el año pasado en la región de Sinyar (norte de Irak), donde habitan los miembros de la minoría religiosa izadí, y trasladadas a la ciudad siria de Mayadin, en la provincia oriental siria de Deir al-Zur.

mjs/ktg/msf

Comentarios