• El ejército israelí simula en unas maniobras una guerra contra Hezbolá, 13 de septiembre de 2017.
Publicada: miércoles, 25 de octubre de 2017 1:20
Actualizada: miércoles, 25 de octubre de 2017 2:54

El poder militar de Hezbolá ha obligado a Israel a pensárselo dos veces ‎antes de ‎iniciar cualquier confrontación militar contra el movimiento libanés.‎

En caso de que se produzca una guerra entre el régimen de Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), la guerra se extendería al territorio sirio, a los altos de Golán, a las granjas de Shebaa y al sur de El Líbano, informó el martes la agencia rusa de noticias Sputink en su versión árabe.

Israel —explica la agencia— no puede derrotar a Hezbolá en un enfrentamiento directo y, de estallar una guerra, el movimiento libanés asestaría un golpe mortífero al ejército israelí. Estos serían los porqués según la publicación:

Primero, por el gran desarrollo de Hezbolá en todos los sectores: terrestre, aéreo y naval, lo que le permitiría afrontar con éxito una eventual guerra israelí. Actualmente el poder militar de Hezbolá es 20 veces mayor que el de la Guerra de los 33 días (contra el sur de El Líbano, en 2006), según la misma publicación.  

Informes israelíes indican que el frente interno de Israel no está preparado para recibir cientos de miles de misiles de gran precisión, lo que causaría una destrucción masiva a todos los niveles en Israel, especialmente en la ciudad de Tel Aviv. Además, el sector hospitalario israelí no está preparado en un futuro cercano para recibir a los heridos y muertos de esa hipotética guerra.

La decisión del Ejército sirio, aliado de Hezbolá, de apuntar contra los aviones israelíes en la frontera con El Líbano fue una medida sin precedentes y envía un mensaje claro a Israel, o sea, que “el Eje de la Resistencia no tiene las manos cerradas y cualquier tontería israelí será respondida con dureza”.

 

Concluye asegurando que Israel quiere la guerra con Hezbolá, pero tiene miedo, ya que no podrá garantizar sus resultados.

Transcurrida casi una década desde la última agresión israelí a El Líbano, actualmente menudean los informes y conjeturas sobre el estallido de una nueva guerra entre Israel y Hezbolá, pese a las advertencias de la Resistencia libanesa de sus amargas consecuencias.

Del creciente poder militar de Hezbolá han hablado distintos analistas: un exfuncionario del Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) aseguró la semana pasada que los misiles de Hezbolá pueden golpear cualquier punto de los territorios ocupados por Israel.

mkh/hnb/nii/

Comentarios