• El tanque de amoníaco en el norte de la ciudad de Haifa (noroeste de los territorios ocupados palestinos).
Publicada: viernes, 1 de septiembre de 2017 16:07

Israel vacía por completo el tanque de amoníaco que Hezbolá amenazó con destruir, situado en Haifa (noroeste de los territorios ocupados palestinos).

"La principal razón del cierre del tanque es la posibilidad de un escape de sustancias químicas y la amenaza a la vida de miles de colonos de Haifa", ha comunicado hoy viernes la empresa Haifa Chemicals.

La compañía sionista asegura que vaciar el tanque podría afectar negativamente a la economía israelí y advierte de que 800 de sus trabajadores perderán sus empleos como resultado del cierre del tanque, que tiene una capacidad de 12 toneladas. 

Debe señalarse que pese a que Haifa Chemicals atribuye el cierre a la posibilidad de un escape, las autoridades israelíes han expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por las advertencias del secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasrolá, que había amenazado con atacar las instalaciones en caso de nueva agresión israelí en territorio libanés.  

La principal razón del cierre del tanque es la posibilidad de un escape de sustancias químicas y la amenaza a la vida de miles de colonos de Haifa", afirma la empresa israelí Haifa Chemicals.

 

“Si quieren (los israelíes) imponer una guerra a El Líbano y agredirnos (…), verán que ninguna línea roja nos detiene. Ni el tanque de amoniaco de la ciudad de Haifa ni las instalaciones nucleares de Dimona, en el desierto del Néguev”, advirtió en febrero el líder de Hezbolá.

Días más tarde, el máximo tribunal israelí ordenó que se vaciara un acumulador de amoniaco ubicado en la misma ciudad, después de que se publicara un informe que predecía que un ataque con misiles a las instalaciones mataría a decenas de miles de personas.

“El amoníaco es una sustancia tóxica (…) y cualquier fallo de seguridad o defecto técnico se puede convertir en una tragedia”, alertó la corte suprema de justicia del régimen de Tel Aviv.

El poderío misilístico de Hezbolá es de carácter defensivo y en los últimos años ha sido fundamental para disuadir al régimen israelí de lanzar una nueva agresión contra El Líbano, tras su fracaso en las dos grandes guerras en 1982 y 2006.

alg/mla/tqi/tas

Comentarios