• El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne con el premier del régimen israelí, Benyamin Netanyahu, en Sochi, 23 de agosto de 2017.
Publicada: miércoles, 23 de agosto de 2017 21:34

El premier israelí afirma que el régimen de Tel Aviv se siente amenazado por la creciente influencia de Irán en Siria y otras partes de Oriente Medio.

“Irán ya está encaminado a controlar Irak, Yemen y, en gran medida, ya, en la práctica, controla El Líbano”, le ha reprochado este miércoles Benyamin Netanyahu, al presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante el encuentro que han mantenido ambos en el Balneario de Sochi, a orillas del mar Negro, y que tenía como objetivo tratar la situación en Siria.

Tras asegurar que Irán realiza enormes esfuerzos para fortalecer su presencia en Siria, el premier israelí ha indicado que Israel está listo para actuar unilateralmente a fin de evitar que el país persa esté presente en suelo sirio.

Netanyahu, quien esperaba una respuesta de apoyo por parte de Putin, se sintió decepcionado por el hecho de que el presidente ruso no se pronunciara sobre sus afirmaciones en torno al papel de la República Islámica de Irán en Siria ni su amenaza de tomar medidas militares unilaterales.  

“Tenemos en cuenta la postura de Israel hacia Irán, pero creemos que Irán está desempeñado un papel muy constructivo en Siria”, precisó recientemente el embajador de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vasili Nebenzia.

Irán ya está encaminado a controlar Irak, Yemen y, en gran medida, ya, en la práctica, controla El Líbano”, dice el premier israelí, Benyamin Netanyahu.

 

Las fuerzas sirias, apoyadas por Moscú y Teherán, han logrado muchas victorias contra distintos grupos terroristas que, conforme a Damasco, gozan del apoyo financiero y logístico del Occidente y algunas naciones de la región.

A petición de Siria, Irán ha enviado asesores militares al país árabe para poner al servicio del Ejército sirio su experiencia en el campo de batalla, mientras que Rusia ha iniciado, por su parte, una campaña aérea contra las posiciones terroristas.

Israel critica tales esfuerzos, pues teme que las victorias en Siria acaben beneficiando al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), que también participa en la campaña antiterrorista en el país árabe.

Todo ello explicaría por qué las fuerzas de guerra del régimen israelí (IDF, por sus siglas en inglés) llevan a cabo ataques aéreos contra las posiciones del Ejército sirio y Hezbolá, mientras que proporcionan refugio y asistencia médica a los terroristas a lo largo de las fronteras sirias.

alg/anz/krd/mkh

Commentarios