• El ministro emiratí de Exteriores, Mohamad Anwar Gargash llega a una reunión en Riad (capital saudí), 13 de octubre de 2016.
Publicada: sábado, 17 de junio de 2017 21:36
Actualizada: sábado, 17 de junio de 2017 22:44

En su primera sugerencia para poner fin al bloqueo a Catar, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) plantean una intervención extranjera de los ‘amigos occidentales’.

El ministro emiratí de Exteriores, Mohamad Anwar Qarqash, llamó el sábado a los “amigos occidentales” a “establecer un sistema de supervisión” con el fin de obligar a Catar a respetar cualquier acuerdo que ponga fin al supuesto apoyo de Doha al terrorismo.

“Si recibimos indicios claros de que Catar adoptaría un cambio en su comportamiento y dejaría de financiar a los violentos elementos terroristas, eso será una base de discusión, pero necesitaríamos un sistema de supervisión”, indicó mediante un mensaje de Twitter.

Justificando tal sugerencia, Anwar Qarqash dijo que ni los EAU, ni sus aliados Arabia Saudí, Egipto y Baréin, confían en Catar.

Si recibimos indicios claros de que Catar adoptaría un cambio en su comportamiento y dejaría de financiar a los violentos elementos terroristas, eso será una base de discusión, pero necesitaríamos un sistema de supervisión”, indica el ministro emiratí de Exteriores, Mohamad Anwar Qarqash.

 

Conforme al canciller emiratí, el mencionado sistema —de ser establecido— deberá asegurar si “Catar ya ha dejado de financiar a los extremistas” y darles refugio en Doha (capital catarí). Asimismo debe aclarar si el país árabe brinda apoyo al movimiento egipcio Hermanos Musulmanes (HHMM) y a Al-Qaeda.

Si bien Qarqash ve necesaria una intervención occidental en las tensiones con Catar, el Occidente no podría ser una parte imparcial, teniendo en cuenta que ya antes de que se establezca un sistema de supervisión, el Gobierno de EE.UU. ha apuntado el dedo acusador contra Catar, llamándole a terminar el apoyo a los terroristas.

Es bien destacado el papel de EE.UU. en las tensiones con Catar, si se tiene en cuenta los datos revelados, según los cuales, EE.UU., Arabia Saudí y los EAU buscaban un golpe contra Catar, aun antes del 5 de junio, cuando Riad, Manama, El Cairo y Abu Dabi anunciaron la ruptura de sus lazos con Doha buscan poner Doha bajo su tutela

Catar ha lamentado el bloqueo en su contra, que considera "que los países árabes buscan poner a Doha bajo su tutela", y asegura que todas las acusaciones carecen de fundamento. Además ha asegurado ser capaz de soportar de forma indefinida las presiones políticas.

tqi/ktg/mkh/nal

Comentarios