• La prisión de Saharonim, en el desierto del Néguev (sur de Palestina ocupada)
Publicada: viernes, 15 de mayo de 2015 17:38

El régimen israelí ha endurecido su postura contra los inmigrantes, al presionar a los refugiados africanos para volver a su patria, si no enfrentarán una estancia indefinida en la cárcel, informó el jueves el diario estadounidense ‘The Washington Post’.

Los funcionarios israelíes determinaron un plazo de 30 días para unos 45.000 refugiados, de nacionalidad eritrea y sudanesa, para que vuelvan a sus propios países.

Las autoridades israelíes están informando al primer grupo de refugiados, que tienen un plazo de un mes para regresar a sus propios países o a un país tercero, cuyo nombre se mantiene en secreto, si no serán enviados por tiempo indefinido a la prisión de Saharonim, en el desierto del Néguev (sur de Palestina ocupada).

La prisión de Saharonim

 

La rigurosa política del régimen israelí incluye entre otras cosas la construcción de un muro en la frontera con Egipto, negando así el permiso de trabajo para los inmigrantes africanos sin papeles y mantenerlos en un centro de detención en el desierto.

Según el informe, el régimen de Tel Aviv ha gastado más de 350 millones de dólares para construir una valla a lo largo de toda la frontera con Egipto con el fin de bloquear la entrada de los africanos, en su mayoría de Sudán y Eritrea.

Entre tanto, el régimen israelí califica de “justa” la dura represión de los refugiados, argumentando que la nueva política busca “ayudar” a los inmigrantes que se les ha negado el asilo o no han solicitado asilo para volver a sus hogares.

El pasado 1 de abril, el régimen israelí anunció que dará a elegir a migrantes africanos sin papeles entre la prisión o ser expulsados por la fuerza a países distintos de los suyos, sin precisar el nombre de los países.

Sin embargo, los medios de prensa y asociaciones caritativas sospechan que se trata de Ruanda y Uganda.

En el campo de concentración de Holot, en el desierto del Néguev, el régimen de Tel Aviv mantiene retenidos a 2000 de los cerca de 42.000 migrantes procedentes de Sudán y Eritrea que habitan Palestina ocupada y que corren peligro en caso de ser devueltos a sus países.

El campo de concentración de Holot

 

fdd/ktg/nal

Comentarios