• La Liga Árabe
Publicada: miércoles, 22 de abril de 2015 16:49
Actualizada: miércoles, 22 de abril de 2015 18:35

Lo que en realidad se esconde tras la guerra contra Yemen es el proyecto de creación de la versión árabe de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que estará liderado por el régimen de Israel, según un experto.

Se está creando una 'OTAN árabe' (fuerza árabe de defensa común) bajo las órdenes del régimen de Tel Aviv.

El periodista francés Thierry Meyssan

 

Numerosos países y personalidades se habían posicionado al principio de la guerra contra Yemen, sin embargo, ya están modificando su postura y evitan “hablar sobre discrepancias entre suníes y chiíes, y llaman a la proclamación de un alto al fuego y a la búsqueda de una solución política”, declaró el periodista francés Thierry Meyssan, en un artículo publicado el lunes en el portal francés Réseau Voltaire, donde subrayó que se está creando una 'OTAN árabe' (fuerza árabe de defensa común) bajo las órdenes del régimen de Tel Aviv.

Meyssan se refirió a la Doctrina de Seguridad Nacional del presidente estadounidense Barack Obama, publicada el 6 de febrero de 2015, en la cual escribía: “Una estabilidad a largo plazo [en Oriente Medio y en el norte de África] requiere el uso y la presencia de fuerzas militares estadounidenses para que nuestros socios sean capaces de defenderse por sí mismos. Es por eso que invertimos en la capacidad de (el régimen de) Israel, de Jordania y de nuestros socios del Golfo (Pérsico) para desestimular una agresión, manteniendo a la vez nuestro inquebrantable compromiso con la seguridad de (el régimen de) Israel, incluso mediante su ventaja militar cualitativa”.

El análisis cuidadoso de ese documento no deja ninguna duda al respecto, según el artículo. “La estrategia del Pentágono consiste en crear una versión actualizada del Pacto de Bagdad, una OTAN árabe, para poder retirar sus propias tropas del Oriente Medio y del norte de África y reposicionarlas en el Lejano Oriente”.

Además aseveró que está claro que el Pentágono planea que los países del Golfo Pérsico y Jordania conformen esa “fuerza árabe de defensa común”. Si retomamos el ejemplo del Pacto de Bagdad, hay que recordar que el Reino Unido lo creó incorporándole sus excolonias. Sin embargo, a los 3 años de su creación, el estado mayor del Pacto de Bagdad fue puesto bajo las órdenes del Pentágono, a pesar de que Estados Unidos ni siquiera había firmado aquel Pacto.

El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés) ha revelado recientemente que Arabia Saudí estuvo preparándose para crear esta fuerza, elevando su presupuesto militar de 2014 en 13.000 millones de dólares, un aumento del 17 por ciento.

Arabia Saudí está tratando de implicar la mayor cantidad posible de países en ese proyecto y ya logró comprar la participación de Egipto. Fue para eso que, durante la cumbre de Sharm el-Sheij, en la península del Sinaí, celebrada el 13 de marzo, los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por países árabes ribereños del Golfo Pérsico) ofrecieron 12.000 millones de dólares para los proyectos de inversión de El Cairo.

La Liga Árabe adoptó este proyecto el pasado primero de abril, en la Cumbre de Sharm el-Sheij. Según la explicación oficial, el objetivo es aplicar el Tratado de Defensa de 1950 para luchar contra el terrorismo, a no ser que, en realidad, sea para satisfacer las ambiciones de Arabia Saudí en Yemen. La guerra contra el movimiento popular yemení, Ansarolá, cuya necesidad nadie entiende, tiene así el papel de un ejercicio militar a escala real.

Por desgracia, todo esto era previsible. Después de haber traicionado al pueblo sirio con la exclusión de la República Árabe Siria –en franca violación de sus propios estatutos– la Liga Árabe ahora se dispone a traicionar al pueblo palestino, poniendo los ejércitos de sus miembros” bajo las órdenes del régimen de Tel Aviv, concluyó Meyssan en dicho artículo.

El pasado 26 de marzo, Arabia Saudí comenzó una ofensiva aérea contra Yemen sin el visto bueno de las Naciones Unidas, pero con luz verde de EE.UU., en un intento por restaurar en el poder al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

Según el líder del movimiento popular yemení Ansarolá, Abdul-Malik Al-Houthi, los 25 días de ataques saudíes a Yemen han dejado más de 2640 civiles muertos.

haj/ybm/hnb

Comentarios