• Combatientes del grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe).
Publicada: sábado, 26 de marzo de 2016 7:01

El grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) ha explicado en un artículo publicado el viernes en su semanario Alnaba por qué no tiene planes para lanzar ataques contra el régimen de Israel.

Bajo el titulo “Al-Quds (Jerusalén), ante todo una cuestión de derecho islámico”, el grupo terrorista argumenta que la causa palestina no debe recibir un trato preferencial en la comunidad islámica.

"Si observamos la realidad del mundo de hoy, vemos que este se encuentra totalmente gobernado por el politeísmo y sus leyes, a excepción de las regiones en las que Alah ha hecho posible que el EIIL establezca su religión. Por lo tanto, luchar en Palestina (contra Israel) no es distinto de luchar en otros lugares", justificó Daesh.

"Si observamos la realidad del mundo de hoy, vemos que este se encuentra totalmente gobernado por el politeísmo y sus leyes, a excepción de las regiones en las que Alah ha hecho posible que el EIIL establezca su religión. Por lo tanto, luchar en Palestina (contra Israel) no es distinto de luchar en otros lugares", justificó Daesh.

Según el texto, la lucha contra el régimen de Tel Aviv vendrá después, y la harán los musulmanes palestinos. Además, los musulmanes sirios y egipcios, después de derrocar a sus propios gobiernos, ayudarán a los palestinos en su batalla contra el régimen israelí.  

 Asimismo, aduce que, una vez que los regímenes árabes que defienden a Israel sean derribados, entonces los combatientes de Daesh podrán cruzar las fronteras y enfrentarse al ejército israelí directamente.

El artículo también critica con dureza a los líderes árabes que han presionado durante décadas con la idea de que "Palestina es la causa principal de los musulmanes".  

Según el excontratista de la Inteligencia estadounidense Edward Snowden, Daesh nació del esfuerzo conjunto de la agencia de seguridad de Estados Unidos y del régimen israelí y cuenta con miles de miembros procedentes de varios países del mundo, sobre todo europeos y norteamericanos.

Tras la aparición de Daesh en la región, el régimen de Israel casi logró los objetivos que se había marcado, pues el EIIL provocó diferencias y divisiones en Irak y Siria y con ello favoreció los intereses israelíes y allanó el camino para dividir estos países en pequeños Estados.

Además, tal como indica el portal norteamericano Veterans Today, el líder de Daesh, Ibrahim al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Baghdadi, es un judío que recibió entrenamiento militar de los servicios secretos del régimen de Tel Aviv.

A su vez, el rabino israelí Nir Ben Artzi señaló el pasado enero que Daesh es un aliado del régimen de Tel Aviv y su presencia en algunos países del Oriente Medio ayuda a los israelíes a alcanzar sus objetivos.

mkh/nii/

Comentarios