• Un cañon móvil de la artillería israelí estacionado en los ocupados altos de Gólan, cerca de la frontera con Siria, 27 de enero de 2015.
Publicada: domingo, 10 de enero de 2016 8:57

Israel prevé aumentar la capacidad de su ejército para combatir en varios frentes, entre ellos las fronteras con El Líbano y Siria, según el último plan quinquenal de las fuerzas de guerra (IDF).

El proyecto denominado Gideon costará alrededor de la mitad de los 310 mil millones de shekels (78,6 mil millones de dólares) destinados a gastos militares hasta 2020, informó el jueves la página Web del semanario Defensenews.

“El plan está diseñado con el fin de aumentar la capacidad de IDF para combatir en múltiples escenarios y abastecer los suministros de guerra requeridos para un combate prolongado a lo largo de las fronteras norteñas con El Líbano y Siria, consideradas dos frentes de un mismo escenario, y al menos en otro escenario, ya sea Gaza, Cisjordania o Irán”, informan oficiales israelíes.

“El plan está diseñado con el fin de aumentar la capacidad de IDF para combatir en múltiples escenarios y abastecer los suministros de guerra requeridos para un combate prolongado a lo largo de las fronteras norteñas con El Líbano y Siria, consideradas dos frentes de un mismo escenario, y al menos en otro escenario, ya sea Gaza, Cisjordania o Irán”, reza el portal citando a oficiales israelíes.

Cuando se preguntó a un oficial de IDF si el reciente acuerdo nuclear logrado entre Teherán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Rusia, China y Francia, más Alemania) permitiría al régimen de Tel Aviv centrarse en otros escenarios, este contestó que no disminuirían su capacidad de combate en el frente contra Irán.

Entre otros objetivos, el plan Gideon tiene como meta reforzar la protección ante ataques cibernéticos y su capacidad en una posible guerra cibernética, a la vez que recorta en mano de obra y en servicios de apoyo no bélicos.

A principios del año, un informe reveló la inquietud de las autoridades israelíes ante la posibilidad de que los ataques aéreos rusos en suelo sirio faciliten la llegada de los combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) y del Ejército sirio —que siguen avanzando en la lucha antiterrorista— a la frontera entre Siria y los territorios palestinos ocupados.

El ministro de Asuntos Exteriores de Siria, Walid al-Moalem, ofrece un discurso durante la 70ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), 2 de octubre de 2015.

 

En octubre, el Gobierno de Damasco acusó ante las Naciones Unidas al régimen de Israel de respaldar a los terroristas en su país, tanto de forma directa, es decir, realizando bombardeos en suelo sirio, como indirecta, o sea, suministrándoles armas y prestándoles asistencia médica.

mrk/nii/

Comentarios