• --
Publicada: sábado, 19 de enero de 2013 0:02
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 14:25

El envío del caso sirio a la Corte Penal Internacional (CPI) sobre los crímenes de guerra cometidos en Siria ha sido un fracaso debido a las grandes diferencias que existen en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (CSONU) al respecto. En el CSONU se ha llevado a cabo este viernes una reunión, a puerta cerrada, en la que se abordó la propuesta, firmada por 58 países y respaldada por algunos miembros del mismo, de trasladar el caso de Siria a la CPI. A pesar del intento de algunos integrantes del CSONU, en particular, Francia y el Reino Unido, la votación para el envío o no de este caso a la CPI ha sido un fracaso, pues los representantes de estos países han criticado fuertemente que el Consejo de Seguridad siguiera dividido sobre este país árabe. La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, también, ha estado presente en la asamblea, donde además de ofrecer un informe actualizado sobre la situación en Siria, ha pedido que se remita a la CPI las violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra cometidos en Siria. Al final del encuentro, el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el embajador paquistaní, Masud Jan, afirmó que existe una brecha en el CSONU sobre la propuesta de enviar el caso de Siria a la CPI. Jan ha destacado que la reunión de este viernes solo ha sido un debate inicial, sin precisar más detalles. Además, ha recalcado que todos los integrantes del CSONU están de acuerdo en la seria necesidad de resolver el problema de Siria y que se debe seguir los intentos para encontrar una solución diplomática. El presidente de turno del Consejo de Seguridad al informar de que el representante especial de la ONU y la Liga Árabe (LA) para Siria, Lajdar Brahimi, viajará a Nueva York (EE.UU.), la sede de la ONU, para informar al Consejo sobre sus gestiones, ha hecho hincapié en que los miembros del CSONU lo apoyan. Siria no se adhirió a la creación de la CPI y no es un miembro de ésta, pues el envío de su caso requiere la emisión de una resolución del Consejo de Seguridad. Las fuentes diplomáticas en la ONU han revelado que la oposición al envío del caso sirio a la CPI no se limita a Rusia y China, ya que varios más Estados del CSONU también se han opuesto. Según algunos miembros del CSONU, el envío de este caso podría poner en riesgo las perspectivas de una solución política para Siria, y esta medida llevaría consecuencias negativas para los intentos de Lajdar Brahimi. zss/kt/msf
Comentarios