Publicada: sábado, 1 de mayo de 2021 5:27
Actualizada: sábado, 1 de mayo de 2021 11:52

Un misil lanzado desde Siria impactó en zonas cercanas a la planta nuclear de Dimona, en el sur de los territorios palestinos ocupados por Israel.

El ataque, a pesar de que no ha dejado muertos ni daños materiales en el reactor atómico de Dimona, se considera un acto sin precedentes que ha roto el mito de invencibilidad de Israel. Tras el impacto del misil, los cazas israelíes bombardearon Siria, cuyo ejército interceptó y derribó la mayoría de misiles, conforme aseguró la agencia oficial siria de noticias SANA.

El incidente obligó a las autoridades militares israelíes a sostener una reunión, presidida por el primer ministro Benjamín Netanyahu, para determinar por qué sus sistemas de defensa antiaérea no lograron interceptar el misil sirio y examinar cómo hacer frente a tal amenaza.

El ataque a Dimona coincidió con acontecimientos ocurridos en la ciudad sagrada de Al-Quds (Jerusalén), donde las fuerzas militares de Israel restringieron a los fieles palestinos el acceso a la explanada de la Mezquita Al-Aqsa, durante el sagrado mes de Ramadán, el mes de ayuno para los musulmanes.

Estas tiranteces también han desencadenado protestas en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza, donde los grupos de la Resistencia palestina han lanzado decenas de cohetes contra blancos israelíes.

La brutal represión israelí desde el inicio de Ramadán ha dejado unos 750 heridos entre los manifestantes palestinos, mientras que más de un centenar de personas han sido detenidas por los militares de dicho régimen.

En respuesta a las medidas represivas de Israel, los grupos de la Resistencia palestina dispararon decenas de cohetes contra los asentamientos ilegales israelíes.

Hay varios acontecimientos importantes que han aumentado las preocupaciones de los ciudadanos y funcionarios israelíes. Un escritor israelí habló sobre el colapso de Israel y dijo que la “inmigración” inversa es la única solución que queda para los colonos israelíes.

Los recientes desarrollos se pueden resumir en los siguientes casos:

1- El misil sirio “Mubarak” que impactó en zonas cercanas a Dimona fue disparado contra un F-16 israelí que había bombardeado una fábrica de misiles sirios en las afueras del sur de Damasco.

Fuentes sirias dicen que el misil era uno iraní tipo tierra-aire Fateh 110 o M600, del cual Damasco tiene cientos. Conforme a los informes, el misil sirio no se desvió de su camino y tenía como objetivo impactar sobre Dimona. El mensaje que conllevaba la ojiva explosiva era más elocuente que el lanzamiento, ya que demuestra que la Resistencia tiene el poderío militar y la tecnología suficientes para impactar cualquier lugar en los territorios ocupados palestinos.

2- Dos días antes de ataque contra el reactor nuclear de Dimona, se produjo una gran explosión en una planta israelí de fabricación de misiles cerca de la ciudad de Ramale.

El incidente tuvo lugar en la empresa militar Tomer que fabrica sistemas de propulsión para una variedad de cohetes y misiles. La explosión provocó una enorme columna de fuego y humo fuera de la ciudad, que se podía ver desde millas de distancia.

Los medios y funcionarios israelíes censuraron severamente las noticias, impidiendo cualquier información sobre la causa de la explosión o los daños. La pregunta ahora es ¿quién estuvo detrás de la explosión y por qué sucedió en este momento tan crítico?

Los vídeos de la explosión se compartieron ampliamente en las redes sociales, lo que causó la especulación de que fuera el resultado de un sabotaje, especialmente por las tensiones en curso entre Israel y los grupos de la Resistencia.

3- Aviones no tripulados israelíes (drones) atacaron uno de los tres petroleros iraníes que habían atracado en el puerto sirio de Banias. Esto corrobora que el ataque aéreo fue una demostración de fuerza porque Israel sabía que atacar un petrolero lleno de crudo haría que la embarcación se dirigiera hacia la costa israelí para descargar su cargamento en las aguas cercanas, algo que amenaza la ocurrencia de un desastre ambiental en aguas israelíes.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Baqeri, advirtió que las acciones de provocación de Israel no quedarían sin respuesta y que, si Israel continuaba su agresión, no vería seguridad y paz. Dejó claro que los incidentes que habían ocurrido recientemente en los territorios ocupados, así como “las acciones futuras que pongan en peligro los intereses de Israel, sin duda alguna, les harán [a las autoridades israelíes] entrar en razón. El futuro de la Resistencia es brillante”, subrayó.

4- El comienzo de la tercera Intifada en la ciudad sagrada de Al-Quds, que unificó a cientos de miles de palestinos de Jerusalén y de los territorios ocupados en 1948 para proteger la Mezquita Al-Aqsa de la invasión de colonos.

En el primer día de este levantamiento popular más de 100 palestinos resultaron heridos por la represión israelí. Este evento demuestra que Israel ya no controla la situación debido a la valentía de los palestinos, y por ello, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recurrió a la Autoridad Palestina para calmar la situación.

Netanyahu teme que este levantamiento sea el último clavo en el ataúd de Mahmud Abás (el presidente palestino) y su cooperación de seguridad con el régimen de Israel, y que la intifada se extienda a la ocupada Cisjordania y otros territorios ocupados.

Migración inversa

Ari Shevit, un destacado escritor israelí pidió a los colonos abandonar los territorios ocupados antes que sea tarde, tal y como lo había expresado hace dos años el líder del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá.

El secretario general de Hezbolá había recomendado a los colonos israelíes que “aprendan a nadar” porque no tendrían más remedio que arrojarse al mar para salvarse. Si Israel se vuelve estúpido y comienza una guerra o continúa con sus acciones de intimidación y provocación, ¿podrían los colonos israelíes vivir tranquilos bajo lluvias de misiles que serían lanzados desde Gaza, Siria, Irán, Irak, Yemen y El Líbano?

Por Mohsen Khalif Zade