• --
Publicada: viernes, 1 de noviembre de 2013 6:49
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 11:31

Por: David Swanson Existe un lado oscuro en la oleada de informes y testimonios sobre los drones, útiles como son de muchas maneras. Cuando leemos que Amnistía Internacional y Human Rights Watch se oponen a los ataques con drones que violan el derecho internacional, algunos de nosotros podemos inclinarnos a interpretarlo como una declaración de que, de hecho, los ataques con aviones no tripulados violan el derecho internacional. Por el contrario, lo que estos grupos de derechos humanos quieren decir es que algunos ataques violan la ley y otros no, y que quieren oponerse a los que lo hacen. ¿Cuál es cuál? Incluso sus mejores investigadores no pueden decir. Human Rights Watch analizó seis asesinatos con aviones no tripulados en Yemen y llego a la conclusión de que dos eran ilegales y los otros cuatro podrían serlo. El grupo quiere que el presidente Obama explique lo que es la ley (ya que nadie más lo puede hacer), quiere que cumpla con ella (lo que sea), quiere que se indemnice a los civiles (si alguien puede estar de acuerdo en quiénes son los civiles y si se puede reparar a la gente realmente por el asesinato de sus seres queridos), y quiere que el Gobierno de los EE.UU. se investigue a sí mismo. De alguna manera, la noción de persecución de los delitos no aparece. Amnistía Internacional ha estudiado nueve ataques con drones en Paquistán, y no puede decir si alguno de los nueve era legal o ilegal. Amnistía quiere que el Gobierno de los EE.UU. investigue por sí mismo, haga públicos los hechos, compense a las víctimas, explique lo que es la ley, qué es un civil, y - sorprendentemente - recomienda lo siguiente: "Cuando haya suficientes pruebas admisibles, llevar a los responsables ante la justicia en juicios públicos y justos, sin recurso a la pena de muerte". Sin embargo, esto va a ser un hueso muy duro de roer, dado que a los responsables de los crímenes se les pide que definan lo que es y no es legal. Amnistía propone "la revisión judicial de los ataques aéreos", pero una autorización de un tribunal de la FISA para asesinatos con aviones no tripulados no los reducirá, y una magistratura independiente asignada para aprobar ciertos ataques con drones y no otros, sin duda, aprobaría algunos, mientras inevitablemente dejaría al mundo más confundido sobre el porqué. Los informes de los relatores especiales de la ONU son, quizás, el más fuerte de los informes producidos en serie, a pesar de que todos ellos proporcionan gran información. La ONU debatirá el viernes sobre los drones. El congresista Grayson traerá víctimas infantiles de drones a Washington el martes (aunque el Departamento de Estado de EE.UU. no va a dejar que su abogado venga). Esta cuestión está atrayendo la atención, y eso es todo para bien. Los informes de la ONU reflejan algunos puntos útiles: los drones estadounidenses han matado a cientos de civiles; los drones hacen de la guerra la norma y no la excepción; los ataques selectivos son ilegales; los ataques de doble-punteo (apuntar contra rescatadores de víctimas de un primer ataque) son ilegales; asesinar en lugar de capturar es ilegal; inminencia (como término para definir una supuesta amenaza) no puede ser legalmente redefinido con el significado de eventual o apenas imaginable, y - con mayor peso - los aviones no tripulados amenazan el derecho fundamental a la vida. Sin embargo, los informes de la ONU son tan serviles a los abogados de los grupos pensantes occidentales como para consentir que algunas muertes con drones sean legales y determinar cuáles son tan complejas que nadie será capaz de decir - la determinación será política y no empírica. La ONU quiere transparencia, y yo creo que eso es una demanda más fuerte que pedir los supuestos memos legales que Obama ha escondido en un cajón y que, supuestamente, harán que sus asesinatos con aviones no tripulados sean legales. No necesitamos ver el contorsionismo legalista. Recordemos el discurso de Obama en mayo, en el que afirmó que sólo cuatro de sus víctimas habían sido norteamericanos, y para uno de ellos se había inventado ciertos criterios para cumplir, a pesar de que toda la evidencia disponible refleja que no cumplía con estos incluso en ese caso, y se comprometió a aplicar los mismos criterios a los extranjeros en el futuro, a veces, en algunos países y en dependencia. ¿Recordamos los aplausos liberales para eso? De alguna manera, nuestras exigencias al presidente Bush nunca fueron que hiciera un discurso. (¿Y vieron cómo la gente se alegró recientemente de que Obama hubiera secuestrado a un hombre en Libia y lo interrogara en secreto en un barco en el mar, para finalmente traerlo a los EE.UU. para un juicio, porque estaba a un paso de asesinarlo a él y a sus vecinos? Las políticas de Bush son ahora vistas como avances.) No necesitamos los memos. Necesitamos los videos, las horas, lugares, nombres, justificaciones, las bajas y las imágenes de video de cada asesinato. Eso es para decir, si la ONU va a dar su aprobación a un nuevo tipo de guerra, pero pide una pequeña muestra de gratitud, esto es lo que debería ser. Pero detengámonos por un minuto y reflexionemos. El consenso general judicial es que la muerte de personas con drones está bien, si no es un caso en el que podrían haber sido capturados, no es "desproporcionado", ni demasiado "colateral", ni demasiado "indiscriminado", etc, - el cálculo es tan vago que nadie puede hacerlo. No nos equivocamos al proclamar las partes buenas de estos informes, pero que quede claro que las Naciones Unidas, una institución creada para eliminar la guerra, está dando el visto bueno a un nuevo tipo de guerra, siempre y cuando se haga correctamente, y está dando su aprobación en los mismos informes en los que se dice que los drones amenazan con hacer de ésta la norma y de la paz la excepción. No me gusta ser un aguafiestas, pero es impresionante. Los drones hacen de la guerra la norma, no la excepción, y los asesinatos con aviones no tripulados van a ser considerados legales en función de diversos criterios inconmensurables. Y la pena para los que son ilegales va a ser nada, al menos hasta que los países africanos empiecen a hacerlo, momento en el que la Corte Penal Internacional ajustará su engranaje. ¿Qué es lo que hace a los drones armados más humanos que las minas terrestres, el gas venenoso, bombas de racimo, armas biológicas, armas nucleares y otras armas que vale la pena prohibir? ¿Acaso los misiles teledirigidos son más discriminantes que las bombas de racimo (quiero decir, en la práctica documentada, no en teoría)? ¿Son discriminados lo suficiente, incluso más que otras cosas? ¿La facilidad de su uso contra cualquiera en cualquier parte hace que sea posible su "proporcionalidad" y "necesidad"? Si algunas matanzas con drone son legales y otras no, y los mejores investigadores no siempre pueden decir cuál es cuál, ¿continuarán estos asesinatos? El relator especial de la ONU dice que los drones amenazan con hacer de la guerra una norma. ¿Por qué correr ese riesgo? ¿Por qué no prohibir los aviones no tripulados armados? Para aquellos que se niegan a aceptar que el Pacto Briand Kellogg prohíbe la guerra, para los que se niegan a aceptar que el derecho internacional prohíbe el asesinato, ¿no tenemos una opción aquí entre prohibir los drones en armas o verlos proliferar y matar? Más de 99 000 personas han firmado una petición para prohibir los drones armados. Tal vez podamos impulsar más de 100 000... o 200 000. Siempre me pareció extraño que en la guerra civilizada y convencionalizada en Ginebra el único delito que consigue ser legalizado es el asesinato. No la tortura, el asalto, la violación, robo, marihuana, o hacer trampa en los impuestos, o el aparcamiento en un lugar para discapacitados - sólo el asesinato. Pero, ¿alguien por favor me puede explicar por qué el terrorismo suicida no es tan malo como los atentados suicidas? No es del todo cierto que el sufrimiento esté todo de un lado, de todos modos. Así como aprendemos geografía a través de las guerras, nos enteramos de las ubicaciones de nuestras bases con aviones no tripulados a través del retroceso en Afganistán y recientemente en Yemen. Los drones hacen de todo menos proveer seguridad. Como Malala acaba de señalar a la familia Obama, los asesinatos con drones alimentan el terrorismo. Los drones también matan con fuego amigo. Los drones, con o sin armas, se estrellan. Mucho. Los drones hacen que el inicio de la violencia sea más fácil, reservada y concentrada. El envío de misiles a Siria creó una gran pregunta popular, abrumamos al Congreso, que dijo que no. Sin embargo, los misiles son enviados a otros países todo el tiempo, desde aviones no tripulados, y nunca se nos pregunta. ybm