• Una protesta en Irán contra la detención del líder musulmán chií, el sheij Ibrahim al-Zakzaky, 17 de julio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 28 de diciembre de 2019 10:10
Actualizada: domingo, 29 de diciembre de 2019 19:31

Nuevas radiografías tomadas del líder musulmán nigeriano el sheij Ibrahim al-Zakzaky muestran que todavía hay incrustadas en su cuerpo 43 esquirlas de balas.

En un comunicado publicado el viernes, fuentes hospitalarias y familiares del prominente chií denunciaron una vez más la negativa del Gobierno nigeriano a proporcionar asistencia médica Al-Zakzaky asegurando que su objetivo es poner fin a la vida del clérigo.

“Estos asesinos wahabíes que están pagados por el régimen salvaje saudí, hicieron todo lo posible para matar al sheij Al-Zakzaky. La historia ciertamente registra este pico de atrocidad y brutalidad de los wahabíes asesinos”, reza el texto.

Al-Zakzaky, de 66 años, y su esposa fueron detenidos en diciembre de 2015 por la policía, tras una violenta redada policial en su residencia, en la ciudad norteña de Zaria, en Kaduna. Durante el brutal arresto, apoyado por fuerzas saudíes, tres de sus hijos perdieron la vida, su esposa sufrió heridas graves y más de 300 de sus seguidores fueron asesinados.

 

El líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés) viajó el pasado agosto a La India para recibir atención médica por su crítico estado de salud, pero se vio obligado a regresar a su patria por obstáculos que Nigeria generó en el proceso de su tratamiento.

msm/ktg/hnb