• Musulmanes nigerianos se manifiestan en Zaria para pedir la liberación del líder islámico Ibrahim al-Zakzaky, 14 de noviembre de 2019. (Foto: IMN)
Publicada: domingo, 24 de noviembre de 2019 23:28

La oficina del líder musulmán Ibrahim al-Zakzaky, se ha dirigido al Gobierno de Nigeria y ha afirmado que nunca serán silenciados mediante amenazas.

“El poder nunca se mide por la mejor manera de usar el arma contra las personas, sino por la mejor manera en que les sirve y tu compasión por ellas”, ha señalado este lunes la oficina del líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés), el sheij Ibrahim al-Zakzaky, en un tuit.

Al-Zakzaky ha criticado al Gobierno de Nigeria y ha dicho que “piensan que pueden hacer cualquier cosa (tiranía) y esperan que todos guarden silencio”.

Las fuerzas de seguridad en Nigeria han atacado en varias ocasiones a los seguidores de Al-Zakzaky durante las procesiones religiosas, mientras el Gobierno aplica una represión brutal contra los musulmanes, que constituyen el 69 % de la población del país.

El poder nunca se mide por la mejor manera de usar el arma contra las personas, sino por la mejor manera en que les sirves y tu compasión por ellas”, ha señalado la oficina del líder del Movimiento Islámico de Nigeria, el sheij Ibrahim al-Zakzaky.

El 3 de septiembre, una experta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó la violencia que ejerce el Gobierno nigeriano contra el IMN.

El 15 de noviembre, la Policía nigeriana disparó contra seguidores del líder de IMN durante una ceremonia religiosa, dejando un muerto y varios heridos. En otro ataque del Ejército nigeriano, al menos 10 musulmanes murieron y decenas resultaron heridos. Dicho ataque ocurrió durante un acto de Arbaín (ceremonia religiosa musulmana). 

Además, en las protestas, muchas personas han muerto en los choques entre la Policía de Nigeria y los manifestantes del IMN, que pedían la liberación de su líder.

El clérigo musulmán viajó el pasado agosto a La India para recibir atención médica por su crítico estado de salud, pero se vio obligado a regresar a su patria por obstáculos que Nigeria generó en el proceso de su tratamiento.

Al-Zakzaky y su esposa fueron detenidos en diciembre de 2015, tras una violenta redada policial en su residencia en la ciudad norteña de Zaria, en el estado de Kaduna. Durante el brutal arresto, apoyado por las fuerzas saudíes, tres de sus hijos perdieron la vida, su esposa sufrió heridas graves y más de 300 de sus seguidores fueron asesinados.

Las constantes protestas tanto dentro como fuera de Nigeria no han logrado hasta la fecha, obligar a Abuya a liberar al clérigo.

mag/rha/rba

Comentarios