• El clérigo chií de Nigeria, el sheij Ibrahim al-Zakzaky durante su arresto, 12 de diciembre de 2015.
Publicada: lunes, 16 de enero de 2017 18:19

Nigeria debe cumplir inmediatamente con un fallo judicial para liberar al líder chií local, el sheij Ibrahim al-Zakzaky y su esposa, dice Amnistía Internacional.

"El plazo de 45 días dado para su liberación expira hoy. Si el Gobierno descuida deliberadamente las órdenes de sus propios tribunales, demostrará un flagrante y peligroso desprecio del Estado de derecho", ha advertido este lunes el director interino de Amnistía Internacional Nigeria, Makmid Kamara.

Amnistía ha explicado que el Gobierno busca extender la detención de Al-Zakzaky por cargos falsos en un intento de justificar la represión contra los miembros del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés) en Zaria, estado de Kaduna.

El plazo de 45 días dado para su liberación expira hoy. Si el Gobierno descuida deliberadamente las órdenes de sus propios tribunales, demostrará un flagrante y peligroso desprecio del Estado de derecho", afirma el director interino de Amnistía Internacional Nigeria, Makmid Kamara.

"Al-Zakzaky está detenido ilegalmente. Esto podría ser parte de un esfuerzo más amplio para ocultar los horrendos crímenes cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad en Zaria en diciembre de 2015 que dejaron cientos de muertos".

Amnistía Internacional (AI) ha pedido también a las autoridades que liberen a otros partidarios del IMN detenidos al mismo tiempo que Al-Zakzaky y su esposa, quienes también están arrestados sin cargos.

En diciembre, el Tribunal Superior Federal de Abuya ordenó la liberación del prominente clérigo musulmán calificando la detención de Al-Zakzaky y sus seguidores como ilegales e inconstitucionales.

El Gobierno de Abuya aún no ha reaccionado ante el llamamiento de Amnistía para la liberación de este líder chií. Las autoridades de Kaduna han acusado al clérigo y los partidarios del IMN de cometer "actos ilegales" durante los últimos 30 años; cargos que los jueces de Nigeria han desestimado.

El 13 de diciembre de 2015, soldados del Ejército nigeriano irrumpieron en la residencia del destacado clérigo Al-Zakzaky en la ciudad norteña de Zaria, lo detuvieron y mataron a un número de sus seguidores, entre ellos algunos de sus hijos.

Su arresto provocó diversas manifestaciones en el país africano, las cuales fueron reprimidas brutalmente por la policía. La subdirectora de Amnistía Internacional para África, Lucy Freeman, denunció el pasado 15 de enero de 2016 que el Ejército nigeriano comete violaciones "impactantes" de los derechos humanos mediante el uso excesivo de la fuerza por parte de los militares.

tmv/ctl/tqi/nal

Comentarios