• Robo de combustible implica omisión de Gobiernos mexicanos
Publicada: lunes, 21 de enero de 2019 10:03
Actualizada: lunes, 21 de enero de 2019 11:00

El robo de combustible en México es una prueba más del grado de incrustación de la corrupción en uno de los principales ingresos del país.

Mientras la distribución de combustible en la Ciudad de México (capital) y otros estados del país se regulariza, las investigaciones del nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y la Procuraduría develan tramas de posible corrupción y omisión de funciones de autoridades pasadas en las modalidades de robo de combustible.

A juicio del nuevo Gobierno mexicano, el robo de combustible en México es una prueba más del grado de incrustación de la corrupción en uno de los principales ingresos del país.

Redes paralelas, tomas clandestinas, y perforaciones improvisadas, como la que explotó el 18 de enero de este año dejando al menos 79 muertos, se encuentran en toda la red de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), la empresa estatal encargada del 95 % de la gasolina distribuida en todo el país.

El plan del Gobierno de López Obrador para regularizar el abastecimiento de hidrocarburos incluye una comisión de investigación y denuncia, la inversión en auto tanques para combustible y el despliegue de unas 10 mil unidades de las Fuerzas Armadas para proteger los ductos de distribución.

Según confirmaron fuentes oficiales, las redes de robo de combustible representan para el Estado mexicano pérdidas por 60 mil millones de pesos al año, unos 3 mil millones de dólares.

Sara Morales Gallego, Ciudad de México.

mhn/nii/

Comentarios