• Retan en Tijuana para lograr modernización del transporte público
Publicada: viernes, 2 de noviembre de 2018 9:25
Actualizada: viernes, 2 de noviembre de 2018 10:34

Tijuana, pese a estar catalogada como la cuarta ciudad más importante de México no cuenta con un servicio de transporte a la altura de esta “nueva” metrópoli.

Pese a los avances mundiales en el sistema de transporte público, sigue existiendo ciudades en México en donde la corrupción y los intereses de algunos gobernantes, han impedido su evolución, como ocurre en la fronteriza ciudad de Tijuana.

Tijuana, pese a estar catalogada como la cuarta ciudad más importante de la República Mexicana después de la Ciudad de México (la capital), Guadalajara y Monterrey, no cuenta con un servicio de transporte a la altura de esta “nueva” metrópoli.

La iniciativa privada está presionando a las autoridades por la mejora del servicio, por eso están retando que al menos una vez por semana las autoridades utilicen el transporte público y conozcan las carencias del servicio.

Hasta el momento Mónica Vega, la regidora de Tijuana, aceptó el reto de los empresarios, es la segunda semanas que se traslada desde su casa hasta palacio municipal, para lo que debe utilizar dos camiones.

Los intereses sindicales del transporte y de partidos políticos han impedido la consolidación de proyectos por mejorar el servicio, un claro ejemplo es la Ruta Troncal que tiene poco más de dos años operando, pero solo operan ocho unidades al día.

Jorge Alberto Gutiérrez, el experto en Movilidad Urbana, considera que existen ejemplos que puede tomar esta ciudad de otras partes de México y otros países.

Aunque solicitamos la postura de las autoridades locales sobre el tema del transporte, es fecha que no hemos recibido respuesta, solo se nos informó que atenderían nuestra petición.

Según los expertos para que ciudades de México tengan un servicio de transporte público en excelentes condiciones, se requiere atender uno de los principales problemas de este país que es el de la corrupción, posteriormente terminar los intereses políticos de algunos de sus gobernantes.

Alberto Elenes, Tijuana (México).

mhn/hnb

Comentarios