• La vietnamita Doan Thi Huong (centro), detenida en relación con la muerte de Kim Jong-nam, hermano del líder norcoreano.
Publicada: jueves, 16 de agosto de 2018 9:22

Un juez de Malasia ha aceptado hoy jueves los argumentos que imputan a dos mujeres en el asesinato del hermanastro del líder norcoreano, Kim Jong-un.  

La indonesia Siti Aisyah y la vietnamita Doan Thi Huong, están acusadas de rociar con el agente neurotóxico VX la cara de Kim Jong-nam, asesinado el 13 febrero de 2017 en una atestada terminal del aeropuerto de Kuala Lumpur, la capital de Malasia.

Las mujeres, que afrontan la pena capital en caso de ser halladas culpables en este suceso, han argumentado en el inicio del juicio que creían que participaban en una broma para un programa de televisión.

El juez malasio Azmi Bin Ariffin, no obstante, ha descartado que el suceso fuera una broma y ha calificado “creíbles” las pruebas presentadas por la fiscalía del país, que resalta que las dos mujeres sabían lo que hacían y estaban entrenadas para cometer el asesinato.

“La fiscalía ha presentado un caso ‘prima facie’ contra las personas acusadas y por lo tanto debo llamarlas a presentar su defensa sobre los respectivos cargos”, ha indicado el magistrado, para después anunciar que el juicio continuará contra las supuestas asesinas de Kim Jong-nam.

La fiscalía ha presentado un caso ‘prima facie’ contra las personas acusadas y por lo tanto debo llamarlas a presentar su defensa sobre los respectivos cargos”, ha indicado el juez malasio Azmi Bin Ariffin, sobre el caso del asesinato de Kim Jong-nam, el hermanastro del líder norcoreano. 

 

Asimismo, no ha descartado la posibilidad de que la muerte del hermanastro del líder norcoreano fuera motivada políticamente, pero ha señalado que todavía no hay bastantes pruebas para demostrarlo.

Además de las dos mujeres, la Policía malasia también identificó a cuatro norcoreanos conocidos como Ri Ji-hyon, Hong Song-hac, O Jong-gil y Ri Jae-nam, como los supuestos organizadores del asesinato. No obstante, la investigación del caso ha causado tensiones en las relaciones entre Malasia y Corea del Norte.

La agencia surcoreana Yonhap, citando a varias fuentes, aseguró el pasado año que la agencia de espionaje norcoreana ejecutó el asesinato, aprovechando un fallo en el dispositivo de seguridad del hermanastro de Kim Jong-un.

myd/ktg/hnb

Comentarios