• Miles de malasios reclaman dimisión del premier por “corrupción”
Publicada: domingo, 20 de noviembre de 2016 0:12
Actualizada: domingo, 20 de noviembre de 2016 5:17

Decenas de miles de malasios se manifiestan para reclamar la dimisión del primer ministro, Nayib Razak, implicado según los medios en un escándalo de corrupción.

La manifestación terminó de manera pacífica pese a los temores de choques entre los manifestantes pro-Razak y los partidarios del movimiento de la sociedad civil “Bersih” (palabra que significa “limpio” en malayo), organizador del evento, ha informado hoy sábado el diario local Malay Mail.

Las autoridades desplegaron unos siete mil policías a lo largo del recorrido de las protestas en Kuala Lumpur, la capital, para evitar choques violentos con los partidarios del gubernamental Frente Nacional, llamados “camisas rojas”, que también convocaron a sus seguidores esta jornada para contraatacar la manifestación antigubernamental.

La protesta sucede un día después del arresto de una decena de líderes del movimiento opositor, entre ellos la presidenta de la coalición, Maria Chin Abdolá, y Mandeep Singh, miembro de la Secretaría, según denunció el movimiento en las redes sociales.

Las autoridades también confiscaron la víspera diez ordenadores portátiles, extractos bancarios y numeroso material en la oficina de “Bersih” en la ciudad de Petaling Jaya, colindante al este con Kuala Lumpur, entre otras medidas represivas.

El Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) exigió en septiembre de 2015 al Gobierno de Malasia que retire los cargos contra los activistas y políticos acusados de llevar a cabo manifestaciones antigubernamentales.

El primer ministro de Malasia, Nayib Razak, habla ante la prensa durante su visita a Japón, 16 de noviembre de 2016.

 

Nayib advirtió el jueves desde Japón que no cederá ante las presiones del grupo antigubernamental y no tolerará que la protesta derive en violencia.

El primer ministro, cuyo partido ha gobernado desde la independencia en 1957, está implicado en un supuesto escándalo de corrupción por el desvío de unos 700 millones de dólares de un fondo estatal de inversiones a sus cuentas privadas. Sin embargo, el premier ha negado las acusaciones.

alg/ktg/zss/nal

Comentarios