• Los integrantes del grupo terrorista EIIL en la ciudad de Sirte, norte de Libia.
Publicada: jueves, 1 de octubre de 2015 19:23

El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) se aprovecha de la pobreza de los jóvenes en Libia para engañar y reclutarlos, han informado este jueves las fuentes relacionadas.

Daesh intenta engañar y reclutar a los jóvenes libios con el dinero alcanzado por la venta de drogas, armas, así como el saqueo de bancos en ese país, según el diario argelino Al-Shoruq.

Tras haber tomado el control de la ciudad norteña de Sirte, el EIIL comenzó a saquear los centros e institutos financieros en dicha ciudad que se consideró una de las más clave durante el régimen del exdictador del país norteafricano, Muamar Gadafi.

El EIIL en Libia ofrece propiedades a sus cabecillas y ha destinado un salario determinado para los reclutados según el período de cooperación con esa banda terrorista.

En este contexto, uno de los profesores de la universidad en Libia, Abdulaziz Aqnia, ha subrayado que el EIIL además del saqueo de los bancos y el contrabando de petróleo de ese país, recibe asimismo el apoyo financiero de sus aliados extranjeros.

Además ha aseverado que Daesh también ha puesto impuestos a los libios bajo diversas excusas.

En los últimos meses, los miembros del EIIL se hicieron con el control de varias regiones libias, desde donde dirigen ataques y atentados en otras zonas del país.

El 25 de agosto, el diario británico Daily Express informó que EIIL describe a Libia como la “puerta de entrada a Roma” y planea enviar combatientes en barcos llenos de emigrantes con destino a Italia para “conquistar” el Vaticano.

La noticia de la presencia de Daesh en Libia corrió en varios medios de comunicación después de que el 16 de febrero, 21 cristianos egipcios fueran degollados por este grupo terrorista en una playa libia, que según algunas versiones, habían sido secuestrados en la ciudad de Sirte.

21 cristianos egipcios secuestrados y decapitados por EIIL en Libia

 

Por su parte, el pasado mes de marzo, la espectacular e inhumana violencia de la banda EIIL ha provocado una fuerte reacción por parte de la Diplomacia del Vaticano sobre la posibilidad de una intervención internacional por parte de las Naciones Unidas para salvar a las minorías.

haj/ktg/nal