• Jalifa Ghweil, primer ministro del antiguo gobierno libio.
Publicada: sábado, 15 de octubre de 2016 17:19
Actualizada: sábado, 15 de octubre de 2016 19:20

El ex primer ministro de Libia Jalifa Ghwell y otros miembros del CGN toman la antigua ‎sede del CGN, y se proclaman gobierno legítimo en Libia.‎

Ghwell y miembros del CGN, al frente de una milicia armada, tomaron el viernes en duro combate el Hotel Rixos de Trípoli, antigua sede del Consejo General Nacional (CGN), y, tras presentarse como primer ministro libio, ofreció una "iniciativa histórica para rescatar Libia", según informó la agencia de noticia local, Libya Herald.

El Hotel Rixos estaba bajo el control del Consejo de Estado, es decir, el gobierno con sede en Trípoli, que, tras la mediación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aceptó integrarse en un gobierno de unidad nacional, pero recientemente abandonó estas instalaciones por motivos de seguridad.

El Consejo Presidencial aseguró que "la toma del Consejo de Estado es un intento de dificultar la aplicación del acuerdo político por parte de un grupo que rechaza este acuerdo y que ha demostrado su fracaso en la gestión del Estado".

El ataque contra el hotel provocó enfrentamientos entre los partidarios del antiguo CGN y las milicias a Abdulrahman Sewehli, líder del Consejo de Estado.

 

Asimismo el ex primer ministro y otros altos cargos del CGN en un acto público urgieron al líder del gobierno interino, Abdulá al Thinni, cuya sede está en Beida (noreste), a unirse a la iniciativa y formar un gobierno de unidad nacional.

Además ordenaron a todas las instituciones públicas que se pongan a su servicio y renuncien al Consejo Presidencial, el gobierno de unidad que cuenta con el apoyo de la comunidad internacional.

De hecho, acusaron al Consejo Presidencial de arriesgar la unidad nacional actuando de "peón" a las órdenes de las potencias extranjeras que tienen como objetivo dividir el país.

Por su parte el Consejo Presidencial, condenando esta especie de golpe de Estado, aseguró que "la toma del Consejo de Estado es un intento de dificultar la aplicación del acuerdo político por parte de un grupo que rechaza este acuerdo y que ha demostrado su fracaso en la gestión del Estado".

mjn/snr/nii/

Comentarios