• El primer ministro designado de Libia, Fayez al-Sarraj (cuarto de izquierda a derecha), se reúne con los miembros del Consejo Presidencial en Trípoli, capital del país norteafricano. 31 de marzo de 2016
Publicada: jueves, 31 de marzo de 2016 16:51

El jefe de Gobierno de Acuerdo Nacional libio, Fayez al-Sarraj, permanecía este jueves protegido por grupos de tropas leales e intentando asentar su autoridad en Trípoli, controlada por un ejecutivo rival.

Al-Sarraj, procedente de Túnez, llegó a Trípoli el miércoles en un buque de la marina y desembarcó en la base naval, donde pasó la noche, mientras en la ciudad se escuchaban tiroteos y grupos armados leales al otro gobierno interrumpían las trasmisiones de una estación de televisión.

"Las reacciones son mejores de las que nos esperábamos. La situación es buena", dijo con satisfacción un consejero del jefe del gobierno de Unión Nacional que cuenta con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sin embargo este jueves la ciudad amaneció en relativa calma. Comercios y bancos abrieron con normalidad, los dispositivos de la policía de tránsito estaban desplegados en sus lugares habituales y el tráfico en el aeropuerto de Metiga —que el miércoles se había suspendido por cuestiones de seguridad— se reanudó, comprobaron los reporteros de la AFP.

"Las reacciones son mejores de las que nos esperábamos. La situación es buena", dijo con satisfacción un consejero del jefe del gobierno de Unión Nacional que cuenta con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La llegada a Trípoli de Al-Sarraj y de varios miembros de su Consejo Presidencial fue calificada por el enviado de la ONU en Libia, Martin Kobler, como "una etapa importante en la transición democrática" del país.

También las potencias occidentales manifestaron su satisfacción, ya que consideran crucial la estabilización de Libia —inmersa en el caos desde la caída de Muamar Gadafi en 2011— para enfrentar al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), implantado en la región de Sirte, al este de Trípoli.

Este gobierno de unidad —con un primer ministro de consenso apoyado por el Consejo Presidencial, que cuenta con seis vice primeros ministros y tres ministros— es el resultado de un acuerdo firmado en Marruecos a finales de 2015 por los diputados de los dos parlamentos rivales de Tobruk y Trípoli, que se arrogan la representatividad del pueblo libio.

Desde la campaña militar extranjera contra Libia de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el derrocamiento de Muamar Gadafi, Libia cuenta con dos facciones principales: una, el Gobierno reconocido internacionalmente y con sede en Tobruk; y la otra, el llamado Gobierno de Salvación Nacional (GSN), con sede en Trípoli.

aaf/nii/

Comentarios