• Japoneses protestan en la ciudad costera de Yokosuka contra la presencia militar de EE.UU. en su país y la próxima llegada del portaaviones nuclear USS Ronald Reagan. 13 de septiembre de 2015
Publicada: lunes, 14 de septiembre de 2015 8:29
Actualizada: lunes, 14 de septiembre de 2015 11:44

Miles de activistas antibélicos japoneses salieron a las calles de la ciudad costera de Yokosuka para denunciar la próxima llegada a su país del portaaviones nuclear USS Ronald Reagan.

La manifestación organizada por el Partido Comunista de Japón, la principal fuerza de la oposición, y por algunos sindicatos, se celebró el domingo y reunió a cerca de 10 000 personas que venían de Tokio (la capital), Osaka y Yokohama.

Igual que en otras protestas celebradas en los últimos meses en todo el país, los indignados nipones manifestaron su rechazo a la guerra, a las armas nucleares, a la presencia militar de EE.UU. en la isla de Okinawa (sur de Japón), así como al despliegue de aviones Osprey en las bases militares estadounidenses en el país asiático.

Se espera que el portaaviones Ronald Reagan llegue el próximo mes a Japón en lugar del portaaviones estadounidense de propulsión nuclear USS George Washington, que provocó protestas similares cuando llegó por primera vez a las aguas niponas en el año 2008.

El portaaviones nuclear USS Ronald Reagan.

 

Además de rechazar la presencia militar estadounidense en su territorio, que, según los lugareños, ha aumentado los casos de criminalidad, entre ellos los delitos sexuales, los japoneses protestan contra la nueva legislación de seguridad, aprobada el pasado mes de julio en la Cámara baja del Parlamento nipón. Esa ley reinterpreta la pacifista constitución japonesa vigente desde el final de la II Guerra Mundial para permitir a Tokio, por primera vez en 70 años, el envío de tropas al exterior, de cara a apoyar a países aliados, principalmente a Estados Unidos.

Para los analistas, este cambio se debe al ‘giro hacia Asia’ de los EE.UU. en materia de su seguridad nacional, y pretende frenar la influencia de China en la región.

Los resultados de un sondeo publicado en julio por los medios locales, mostraron que la popularidad del Gabinete de Abe descendió hasta el 36,7 % después de provocar la ira del pueblo japonés con la aprobación "forzosa" de las citadas leyes.

ftm/nii/msf