• Prototipo de caza furtivo Mitsubishi X-2 Shinshin, desarrollado y probado por Japón.
Publicada: viernes, 18 de diciembre de 2020 10:44

El fabricante estadounidense Lockheed Martin ayudará a Japón a construir un nuevo avión de combate furtivo para actualizar la Fuerza Aérea nipona.

A través de un comunicado emitido este viernes, el Ministerio de Defensa de Japón ha anunciado que el fabricante de los aviones F-35 se asociará con el líder del proyecto Mitsubishi Heavy Industries (MHI, por sus siglas en inglés).

Para garantizar la interoperabilidad con Estados Unidos, comenzaremos este proyecto juntos a partir del próximo año”, ha afirmado la Cartera.

Se estima que el nuevo caza, conocido como F-3 o F-X, cueste alrededor de 40 mil millones de dólares. Lockheed había propuesto un diseño híbrido basado en sus aviones F-35 y F-22, pero Japón lo rechazó y pidió un diseño propio.

El nuevo aparato reemplazará al F-2 y se prevé que se incorporará a la Fuerza Aérea de Autodefensa del país asiático a mediados de la década de 2030 ante los avances en tecnología aeronáutica realizados por la vecina China.

 

Japón forma parte de la agrupación informal conocida como Quad, integrada, además de Tokio, por La India, Australia y Estados Unidos y creada contra la presunta creciente influencia regional de China, país que, a su vez, considera esta alianza como una “pequeña OTAN” (Organización del Tratado del Atlántico Norte), destinada a frenar su desarrollo.

Pekín y Tokio, además, mantienen disputa sobre las islas Senkaku, para Japón, o Diaoyu para China, un grupo de islotes deshabitados, ubicados en el mar de China Oriental y en el extremo occidental de Japón, controlados por Tokio, pero reclamados por Pekín desde finales de la década de 1960.

La tensión entre las dos partes se agravó a principios del año pasado cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, intervino en el caso y expresó el apoyo de su país a Japón en el marco de un polémico pacto bilateral de cooperación de defensa. Pekín prometió, por su parte, salvaguardar la soberanía territorial de China frente a Washington y Tokio.

msm/ktg/ftm/mjs