• Simpatizantes del grupo iraquí Al-Hashd Al-Shabi participan en una manifestación en Bagdad, 19 de octubre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 21 de noviembre de 2021 11:15

Hezbolá iraquí advierte de los complots estadounidenses, saudíes e israelíes para sembrar la sedición y avivar las luchas internas en Irak.

El líder del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak (Kataeb Hezbolá), Ahmad al-Hamdawi, alertó el sábado que se están realizando esfuerzos para desmantelar las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe); no obstante aseveró que tales intentos están condenados al fracaso.

Nuestro mensaje a los países e instituciones que crearon el statu quo y contribuyeron al fraude y a la malversación de la voluntad del pueblo iraquí en cooperación con las autoridades locales es que su apuesta por el fin de un grupo influyente, eficaz y popular se quedará, sin duda, corta, y sus esfuerzos destinados a avivar un conflicto interno fracasarán”, remarcó el líder iraquí.

Al-Hamidawi se refirió, de este modo, a los resultados de las elecciones legislativas iraquíes realizadas el mes pasado que causaron disputadas por varios grupos políticos iraquíes y que dieron lugar a protestas.

 

En este sentido, advirtió a Estados Unidos, el régimen sionista, así como a Arabia Saudí de que en caso de que se producen sediciones en este país árabe “sus consecuencias les afectarán a ellos antes que a nadie”.

A pesar de varias rondas de conversaciones estratégicas entre Bagdad y Washington para poner fin a la presencia militar estadounidense en Irak tras el fin de la guerra contra Daesh, y la aprobación del plan de expulsión de todas las tropas extranjeras del territorio iraquí en el Parlamento de este país, EE.UU. sigue violando esta resolución y no saca sus tropas de Irak.

Los grupos iraquíes denuncian que la presencia de tropas de EE.UU. en su patria ha aumentado la inseguridad y advierten de que si no dejan el país, no descartan usar la opción militar para expulsarlas.

Al-Hashad Al-Shabi es una combinación de casi 40 grupos voluntarios que se formaron en 2014 en pleno auge de la banda takfirí Daesh para luchar contra este y otros grupos terroristas.

En noviembre de 2016, el Parlamento iraquí aprobó una ley que reconoce a Al-Hashad Al-Shabi como parte de las Fuerzas Armadas de Irak, colocando esta organización bajo el mando del primer ministro.

nsh/fmk