• El primer ministro de Irak, Adel Abdul-Mahdi (centro), durante una reunión con los diputados del Parlamento iraquí, 18 de septiembre de 2019.
Publicada: jueves, 19 de septiembre de 2019 9:44

El primer ministro de Irak, Adel Abdul-Mahdi, aseguró el miércoles que cualquier guerra en Oriente Medio podría encender toda la región.

“Los ataques contra la petrolera saudí Aramco han llevado a la región al borde de una guerra. Irak trata de evitar un conflicto en Oriente Medio y, para ello, busca calmar la actual crisis de manera positiva, porque Bagdad mantiene relaciones excelentes con sus vecinos”, afirmó el premier iraquí.

Abdul-Mahdi enfatizó que “Bagdad no puede ser un instrumento para atacar a los países vecinos. Estamos seguros de que los ataques contra las instalaciones de Aramco no fueron lanzados desde el territorio iraquí”.

LEER MÁS: Satélites: Ataques yemeníes impactaron en 19 puntos clave de Aramco

El premier iraquí advirtió de que “si Irak se convierte en un campo de batalla, eso encenderá toda la región”, por tanto, pide a todas las partes involucradas a optar por el “diálogo” y no la confrontación para zanjar la crisis.

Los ataques contra la petrolera saudí Aramco han llevado la región al borde de una guerra. Irak está intentado evitar un conflicto en Oriente Medio, y para ello, busca calmar la actual crisis de manera positiva porque Bagdad mantiene relaciones excelentes con sus vecinos”, afirmó el premier iraquí, Adel Abdul-Mahdi.

El primer ministro iraquí también resalta que “ir a la guerra será doloroso y cruel”, ya que “la región es pequeña y no puede soportar los efectos de las armas devastadoras”.

El pasado sábado, las fuerzas yemeníes, respaldadas por el movimiento popular Ansarolá, atacaron con 10 aviones no tripulados (drones) dos instalaciones vitales de la compañía petrolera saudí Aramco, en el este del reino árabe, en represalia por las ofensivas de Riad y sus aliados en contra de Yemen.

Tras el ataque, EE.UU. publicó unas imágenes satelitales de los objetivos impactados y alegó que la acometida se realizó con misiles de crucero que “probablemente provenían de Irán”, algo que fue rechazado firmemente por las autoridades persas.

El mercado reaccionó al ataque con una subida drástica de los precios del petróleo Brent, de 60 dólares por barril registrados el 13 de septiembre a más de 71 dólares por barril el 16 de septiembre, es decir, una subida del 15%.

Además, el ataque a Aramco hizo que los precios del oro y la plata se dispararan el lunes, subiendo más de un 1 % y un 2 %, respectivamente. Efectivamente, el oro se revalorizó en un 1,27 % hasta llegar a los 1507,40 dólares por onza, mientras que la plata subió un 2,96 % hasta alcanzar los 17,94 dólares la onza.

mkh/ncl/hnb

Comentarios