• Obligado a arrodillarse en el suelo árido, un individuo acusado de espionaje recibe un disparo en la cabeza por un combatiente del grupo terrorista Daesh.
Publicada: viernes, 28 de octubre de 2016 23:44

El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) ha electrocutado a 22 civiles en la ciudad iraquí de Mosul por haber colaborado con las fuerzas gubernamentales.

Los civiles fueron retenidos en las cárceles del grupo por al menos cuatro meses. Los terroristas les habían acusado de proporcionar información a las fuerzas de seguridad iraquíes y les ejecutaron con una descarga eléctrica, informan este viernes los medios locales.

Las atrocidades de la organización extremista se han multiplicado desde el inicio del asalto a Mosul, capital de la provincia norteña de Nínive. La ofensiva para recuperar esta localidad considerada el bastión de Daesh en el país árabe podría prolongarse durante semanas o meses. 

La cobarde estrategia de los extremistas, incluye el uso de civiles como rehenes y escudos humanos, para protegerse de las operaciones militares”, dice Ravina Shamdasani, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OACDH).

En los últimos días, los extremistas han fusilado a 55 jóvenes arrestados en una redada realizada en dos pueblos que se han levantado en armas contra el grupo y asesinado a 23 personas en dos hospitales de la ciudad, entre otros sucesos, según la cadena local Al-Sumaria.

Miembros del grupo terrorista Daesh desplegados en un puesto de control en las proximidades de Mosul, en el norte de Irak.

 

La violencia también ha ido dirigida hacia sus propios combatientes. Los terroristas han segado la vida de nueve camaradas que huyeron del campo de batalla arrojándolos vivos a una zanja llena de petróleo a la que prendieron fuego, agrega la mencionada fuente.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ya alertó de las masacres masivas que el EIIL está cometiendo de cara a una pronta liberación de Mosul. El miércoles, 232 personas, incluidos 190 miembros de las Fuerzas Armadas de Irak, fueron ultimados por rehusarse a cumplir las órdenes del grupo.

“La cobarde estrategia de extremistas, incluye el uso de civiles como rehenes y escudos humanos, para protegerse de las operaciones militares”, ha observado esta misma jornada Ravina Shamdasani, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OACDH).

De todas maneras, sobre el terreno, los soldados iraquíes siguen tratando de avanzar hacia la urbe. Este viernes, han comenzado a atacar la zona de Al-Shura, situada a 40 kilómetros al sur de Mosul, conocida como la principal línea defensiva de Daesh en el frente meridional de la batalla.

mpv/ctl/krd/nal

Comentarios