• El secretario general de la organización iraquí Badr, Hadi al-Ameri
Publicada: lunes, 23 de marzo de 2015 8:13

El secretario general de la organización iraquí Badr, Hadi al-Ameri, reiteró el domingo que el pueblo iraquí no necesita de los ataques aéreos de Estados Unidos para liberar la ciudad de Tikrit, capital de la provincia central de Salah al-Din.

“Algunas personas débiles en el Ejército (...) dicen que necesitamos de los estadounidenses mientras nosotros decimos que no”, recalcó Al-Ameri en respuesta a aquellos militares que habían solicitado la ayuda de Estados Unidos en las operaciones de Tikrit.

A principios de la semana pasada, Abdul Wahab al-Saadi, un comandante del Ejército iraquí en la provincia de Salah al-Din consideró necesarios los ataques aéreos de Estados Unidos en las operaciones en esa zona, ya que, según alegó, “son capaces de localizar exactamente los objetivos”.

No obstante, Al-Ameri agradeció la asesoría de la República Islámica de Irán en la lucha contra el grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh, en árabe), y destacó que el comandante de las Fuerzas de Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Qasem Soleimani, ya ha sido una gran ayuda para el Ejército iraquí.

“Qasem Soleimani  está aquí cuando le necesitamos (...) Estaba dando muy buenos consejos. La batalla ya terminó, y él regresó a su cuartel de operaciones”, explicó Al-Ameri en alusión al cese temporal de operaciones en Tikrit.

Desde el inicio del conflicto en Irak, en junio de 2014, la República Islámica ofrece ayuda humanitaria y asesoría defensiva a su vecino árabe, descartando cualquier tipo de presencia militar mientras que, al mismo tiempo, se opone a cualquier intervención militar de terceros países en ese territorio iraquí.

La ayuda de Irán y los consiguientes éxitos cosechados por el Ejército y las fuerzas populares iraquíes tienen lugar mientras la intervención aérea de Estados Unidos y la denominada coalición internacional anti-Daesh, iniciada en agosto pasado, no han tenido resultado alguno.

Hasta el momento, la coalición anti-Daesh no ha tenido resultados palpables ya que, so pretexto de erradicar a Daesh, bombardea las posiciones y los pozos petrolíferos controlados por el grupo terrorista.

En tanto, los expertos advierten que su objetivo real es destruir las infraestructuras de Siria e Irak y abrir el camino para una nueva intervención militar en la región, independientemente de la muerte de civiles.

Desde el 2 de marzo, el Ejército de Irak y las fuerzas populares han dado inicio a una amplia operación para la liberación de la ciudad de Tikrit y las zonas norteñas de la provincia de Salah al-Din.

La recuperación de Tikrit abre un puente que posibilitaría la liberación de Mosul, segunda ciudad del país, situada a unos 350 kilómetros al norte de Bagdad, capital iraquí, y considerada como la principal sede de terroristas del EIIL en Irak.

tas/ybm/hnb