• Estudiantes hondureños se manifiestan en reclamo de justica
Publicada: sábado, 11 de febrero de 2017 7:45
Actualizada: sábado, 11 de febrero de 2017 20:32

Miles de hondureños se manifestaron en contra de una sentencia emitida contra un estudiante universitario acusado de asesinar a un exfiscal.

Enarbolando antorchas y pancartas en las que se leía “Liberen a Kevin” y “Dios es fiel, la verdad brotará de la tierra y la justicia mirará desde los cielos”, los indignados pidieron el viernes, en la capital hondureña, Tegucigalpa, “¡Justicia!” y “¡Revisión del juicio!”.

“Esto (la marcha) es un sentimiento del pueblo defraudado” por la Justicia, dijo Ana Bety Hernández, la madre de Kevin Solórzano, condenado el miércoles a una pena de entre 20 y 30 años de prisión por el asesinato, el 11 de noviembre de 2014, del exfiscal Edwin Eguiguren, y a entre 13 y 20 años por tentativa de asesinato de la esposa del magistrado, Auxiliadora Sierra.

Esto (la marcha) es un sentimiento del pueblo defraudado” por la Justicia, dijo Ana Bety Hernández, la madre de Kevin Solórzano, estudiante condenado a prisión.

“Es ilógico este fallo, no tiene nombre”, denunció, a su vez, el padre del joven, José Solórzano.

 

Durante la protesta, los manifestantes, en su mayoría estudiantes universitarios, quemaron frente a la Casa de Gobierno los postes del tendido eléctrico y afiches de la campaña para la reelección del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, como muestra de su rechazo a las políticas gubernamentales.

Ante las protestas, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) afirmó, en un comunicado, que “no ha hecho más que cumplir con la Constitución y la Ley”.

Para las organizaciones civiles en Honduras se violentan de manera constante los derechos de los ciudadanos, pero el Gobierno responde argumentando que estas instituciones civiles dan esas declaraciones para seguir recibiendo recursos económicos desde el extranjero.

La realidad es clara y día a día se respetan menos los derechos humanos en Honduras. Las ejecuciones extrajudiciales, las persecuciones políticas y jurídicas van en aumento, pero el Estado elude dar explicaciones de sus actuaciones.

msm/anz/hnb

Comentarios