• No se detiene la construcción de viviendas informales en Guatemala
Publicada: viernes, 13 de mayo de 2022 12:56
Actualizada: viernes, 13 de mayo de 2022 14:54

Miles de familias en Guatemala siguen construyendo casa en asentamientos ubicadas debajo de puentes o en las periferias de la ciudad producto de la pobreza.

Debajo del puente “El Incienso” en el centro de la Ciudad de Guatemala, todos los días construyen nuevos espacios para habitar, no hay acceso para vehículos en consecuencia los materiales de construcción deben ser transportados a pie por cientos de gradas que llegan hasta el fondo del barranco, las causas se han acentuado en el último gobierno, falta de empleo, corrupción y falta de oportunidades en todo sentido.

A pesar de que los peligros de vivir debajo de un puente o a orillas de un barranco son más que evidentes, la búsqueda de esos espacios es cada vez más frecuente.

El acceso a la educación, la salud y la alimentación son iguales de precarias que las viviendas, pero a quienes más afecta es a los niños que conviven en los asentamientos Leslie Gómez, es madre de dos pequeños que no van a la escuela.

Un arquitecto urbanista insiste en que hay soluciones viables para resolver o aliviar en su medida la concentración de más y más personas en los asentamientos que no solo representan un riesgo para quienes los habitan, sino que se reduce drásticamente el acceso a servicios básicos como el agua y la luz.

El último censo realizado por una organización sin fines de lucro dio como resultado el registro de más de 300 asentamientos solo en las periferias de la ciudad de Guatemala y sus municipios.

Las familias contabilizadas en el censo que registra los asentamientos en barrancos asciende a 60 mil, sin embargo, otra cantidad similar de familias se encuentra ubicada en las vías del tren, lo que significa más de 120 mil familias sin acceso a vivienda digna solo en la ciudad.

Miguel Salay, Ciudad de Guatemala.

shp/rba