• El Defensor del Pueblo de Guatemala, Jordán Rodas.
Publicada: lunes, 30 de noviembre de 2020 10:46

Defensor del Pueblo de Guatemala acusa al Ejecutivo de usar el vandalismo para criminalizar las protestas y perseguir a periodistas y defensores derechos humanos.

Miles de guatemaltecos reanudaron el sábado las manifestaciones antigubernamentales para exigir la renuncia del presidente, Alejandro Giammattei, a quien acusan de encubrir actos de corrupción y de opacidad en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de COVID-19.

En un comunicado publicado el domingo en la red social Twitter, el Defensor del Pueblo de Guatemala, Jordán Rodas, procurador de derechos humanos, dijo que el Gobierno guatemalteco intentó deslegitimar estas protestas, apoyándose en actos de “vandalismo” que ocurrieron al margen de las manifestaciones.

“No es ético que el Ministerio de la Gobernación [interior] use el vandalismo para justificar la persecución contra periodistas y defensores derechos humanos y criminalizar la legítima manifestación ciudadana”, advirtió Rodas.

Rodas recomendó a Giammattei abstenerse de este tipo de actos de provocación y que destituya al ministro de Gobernación, Gendri Reyes, y al director general de la Policía, José Tzubán, pues han faltado a su deber de “garantizar los derechos humanos y la integridad de las personas que manifestaban pacíficamente” y de salvaguardar los bienes públicos y privados.

 

Los guatemaltecos critican al presidente, médico de profesión, por su mala gestión de la pandemia de la COVID-19 y la escasa transparencia en el manejo de más de 3000 millones de dólares en préstamos para enfrentar la enfermedad.

Las manifestaciones del sábado se realizaron mientras una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) está en Guatemala desde el viernes para analizar la crisis política del país.

Tras horas de protesta pacífica, un grupo de personas con el rostro cubierto llegó en un autobús del servicio público sin pasajeros y le prendió fuego frente al Palacio Nacional, sede del Gobierno. Durante esos incidentes resultaron heridos tres periodistas, cinco policías y tres delegados de la Procuraduría de Derechos Humanos.

nkh/mkh/nii/