• La huelga general paraliza el transporte público en toda Italia
Publicada: viernes, 2 de diciembre de 2022 17:56

Italia vive hoy viernes una jornada de huelga general convocada por varios sindicatos del transporte público en protesta a las medidas del Gobierno.

Las ciudades de Roma (norte), Milán (norte) y Palermo (sur) han sufrido significativos retrasos y anulaciones de la circulación de los autobuses, los tranvías y el servicio del metro. La jornada de protesta ha afectado también al sector educativo, sanitario y la recogida de basura.

Los organizadores reclaman al Gobierno de la ultraderechista Giorgia Meloni, la renovación de los contratos y el ajuste automático de los salarios, de acuerdo con “la inflación real”, la introducción por ley de un salario mínimo de 12 euros la hora, la congelación de la subida de los costes energéticos, la reducción de la jornada laboral, la inversión económica en escuelas, sanidad pública y transporte, y la garantía salarial para los parados y subempleados.

Entre sus reivindicaciones, también exigen la “congelación del gasto militar y del envío de armas a Ucrania”, y acusan a Meloni de no considerar sus peticiones.

La Unión Sindical de Base (USB) ha convocado también para el sábado una movilización contra el alto costo de la vida, la guerra y las políticas del nuevo Gobierno. 

El pasado mes de noviembre, los sindicatos, trabajadores y empresarios salieron a las calles en Palermo para exigir acciones que permitan frenar el alza de precios, que tachan de absurdos, especulativos e irracionales.

Los manifestantes denunciaron que bajo este panorama, no hay posibilidad de sobrevivir, alertando que muchas empresas están al borde de la quiebra.

Ante esta coyuntura, la recién electa primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, anunció planes para expandir la extracción de gas en el mar Adriático, con el fin de reducir los precios. Además, prometió 30 mil millones de euros en ayuda adicional para las facturas de energía.

Aunque tras el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania, Italia redujo su dependencia al gas ruso del 40 al 25 por ciento, la suspensión del flujo energético ruso al país europeo constituye un duro revés para el Gobierno de Roma, sobre todo con el inicio de la temporada de frío.

msm/jay/mkh