• La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, habla en el Instituto Lowy en Sídney, Australia, 2 de diciembre de 2022.
Publicada: viernes, 2 de diciembre de 2022 16:34

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, reconoce que Europa no es lo bastante fuerte para poder encararse con Rusia en la guerra con Ucrania.

Y ahora debo ser muy honesta, brutalmente honesta con ustedes, Europa no es lo suficientemente fuerte ahora. Estaríamos en problemas si Estados Unidos no se involucrara en la guerra en Ucrania”, ha declarado este viernes en un discurso ofrecido en el Instituto Lowy en Sídney, Australia.

Ante esta coyuntura, la titular finlandesa ha instado a los aliados europeos a esforzarse para construir las capacidades de la industria de defensa de Europa para poder frenar cualquier situación, y a la vez, ha arremetido contra los miembros de la Unión Europea (UE) por su estrategia “enteramente equivocada” de acercarse a Rusia y comprar energía a este país. “Pensábamos que esto evitaría una guerra”, ha indicado de forma irónica.

Marin, además, ha insistido en la necesidad de suministrar a Ucrania todo lo que requiere para ganar la guerra, y en este sentido, ha elogiado la ayuda total que brinda el Gobierno de Estados Unidos a Kiev para contener los avances rusos.

Rusia empezó el 24 de febrero su operación militar en el territorio ucraniano con el fin de “desnazificar” y “desmilitarizar” Ucrania y también en reacción a la conducta agresiva del país eslavo en la región de Donbás (este), y la desatención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a las demandas de Moscú sobre la seguridad de Rusia.

Como resultado del aumento de las sanciones occidentales sobre Rusia, el precio del gas y la electricidad para las casas residenciales en Europa ha aumentado significativamente. Antes de la guerra, Rusia suministraba entre el 40 y el 50 % del gas natural de la Unión Europea.

En un nuevo análisis, en que se considera la energía como “el arma de Rusia”, el semanario británico The Economist modeló el 26 de septiembre el efecto del aumento de los precios de la electricidad en las muertes durante el invierno y advirtió de que “con los precios de la electricidad cerca de sus niveles actuales, alrededor de 147 000 personas más (un 4,8 % más que el promedio) morirían en un invierno típico”.

msm/jay/mkh