• El presidente de EEUU, Donald Trump, a su llegada a Florida (sureste), 22 de diciembre de 2017.
Publicada: jueves, 4 de enero de 2018 6:57

La Unión Europea (UE) se resiste a los llamados del presidente de EE.UU., Donald Trump, para adoptar posturas más estrictas contra Irán a raíz de las protestas en curso en el país persa, algunas de las cuales se han tornado violentas.

En un artículo publicado el miércoles en el diario estadounidense The New York Times (NYT), el periodista Steven Erlanger destacó el fracaso de los esfuerzos de Trump para convencer a los países occidentales a emitir una “condena completa y conjunta”.

“Los europeos están especialmente preocupados de que el presidente Donald J. Trump use como pretexto las protestas en Irán para que Estados Unidos vuelva a imponer sanciones económicas al país persa, matando así posiblemente el acuerdo [nuclear] multilateral”, dice el artículo en cuestión.

Su postura antiiraní llevó a Trump a descertificar el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en inglés) sobre el programa de energía nuclear iraní sin dar ninguna base para aplicar esa medida. Los Veintiocho rechazaron la decisión del inquilino de la Casa Blanca y mostraron su pleno apoyo al pacto, siempre que esté funcionando, y rehusaron seguir el liderazgo de Washington en este tema.

Los europeos están especialmente preocupados de que el presidente Donald J. Trump use como pretexto las protestas en Irán para que Estados Unidos vuelva a imponer sanciones económicas a Irán, matando así posiblemente el acuerdo [nuclear] multilateral”, afirma un artículo del diario estadounidense The New York Times (NYT).

El texto del NYT pone de manifiesto que aunque los europeos han expresado inquietud ante los disturbios en Irán, han evitado respaldar abiertamente a los manifestantes o condenar al Gobierno iraní por los hechos, mientras, tanto Trump como los miembros de su Administración no dejan de mostrar su apoyo a los actuales acontecimientos en el país persa.

Conforme a este artículo, los funcionarios europeos afirman que, por el momento, no secundarán los esfuerzos estadounidenses para emitir una declaración conjunta y crítica contra Irán en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, tal como lo solicitó Nikki Haley, embajadora estadounidense ante la ONU.

Las autoridades iraníes consideran que Trump con sus declaraciones sobre Irán está injiriendo en los asuntos internos del país persa y aseguran que la violencia registrada en las manifestaciones, que empezaron de forma pacífica para rechazar altos precios e inflación, resulta de un complot de los enemigos de la República Islámica de Irán.

De hecho, el representante permanente de Irán ante la ONU, Qolamali Joshru, condenó “las injerencias grotescas” de Estados Unidos en los asuntos de Irán y su apoyo a “los actos violentos” en este país, advirtiendo de que violan “el derecho internacional y los principios fundamentales de la ONU”.

zss/ncl/tas

Comentarios