• El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg (izda.), estrecha la mano de un soldado camuflado en Estonia, 6 de septiembre de 2017.
Publicada: sábado, 9 de septiembre de 2017 15:25
Actualizada: sábado, 9 de septiembre de 2017 20:38

El secretario general de la OTAN se queja de que a la Alianza se le acumulen los desafíos, en particular en su relación con Rusia y con Corea del Norte.

“Hay proliferación de armas de destrucción masiva en Corea del Norte, hay terroristas, inestabilidad y una Rusia más enérgica. Es un mundo más peligroso”, dijo en una entrevista publicada ayer viernes en una visita a una base militar estonia cerca de la frontera rusa el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg.

Entrevistado por el diario británico The Guardian, Stoltenberg se mostró, sin embargo, reservado sobre si apoyaba las amenazas a Pyongyang del presidente de EE.UU., Donald Trump, consideradas por muchos observadores un factor adicional de desestabilización de la península de Corea.

El máximo responsable del bloque militar occidental prefirió en su lugar expresar su apoyo a los “esfuerzos por hallar una solución política negociada”, pero también a las medidas militares de los Gobiernos de Japón y Corea del Sur, considerando que “tienen derecho a defenderse”, y a la presencia de tropas e instalaciones militares estadounidenses en la península.

Un día antes, EE.UU. había reclamado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que vote el lunes nuevas sanciones a Corea del Norte por su reciente y “exitoso” test de una bomba termonuclear, pese a las advertencias contra nuevas medidas hostiles por parte de Pyongyang.

Hay proliferación de armas de destrucción masiva en Corea del Norte, hay terroristas, inestabilidad y una Rusia más enérgica. Es un mundo más peligroso”, considera el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

 

Sobre la situación en torno a las fronteras europeas entre Rusia y el bloque occidental, el también ex primer ministro noruego defendió la acumulación de medios militares de la OTAN en la región, catalogada por Moscú como una amenaza a su seguridad nacional, y tildó la movilización de tropas occidentales de medida “defensiva” frente a un eventual ataque ruso.

Stoltenberg manifestó preocupación por las inminentes maniobras ruso-bielorrusas anuales Zapad, previstas para los días del 14 al 20 de septiembre en torno al mar Báltico, el oeste de Rusia, Bielorrusia y el enclave ruso de Kaliningrado, y dijo dudar de la cifra de 13.000 efectivos participantes en los ejercicios comunicada por Moscú, señalando supuestos excesos de efectivos en los Zapad de 2009 y 2013.

mla/ctl/tmv/mkh

Comentarios