• La estación de metro Maelbeek en Bruselas (Bélgica), tras sufrir el atentado terrorista. 22 de marzo de 2016
Publicada: viernes, 5 de agosto de 2016 5:29
Actualizada: lunes, 30 de enero de 2017 11:37

Al menos 5 de los terroristas que perpetraron los atentados de París y Bruselas se beneficiaron de unos 50.000 euros en prestaciones sociales del Gobierno belga.

La Oficina de la Investigación Financiera Contra el Blanqueo de Capitales en Bélgica, detectó unas transferencias del Gobierno belga a las cuentas de algunos autores de los atentados de París (Francia) y Bruselas (Bélgica) unas tres semanas antes de los hechos, según informó el jueves el diario The Wall Street Journal.

Las transferencias eran en concepto de ayudas sociales desde la administración belga, en concepto de prestaciones por desempleo o beneficios sociales para quienes salen de la cárcel a fin de poder reintegrarse en la sociedad.

Las ayudas sociales [a los terroristas] les brindaban medios de supervivencia y se convirtieron en un medio de apoyo indirecto de su actividad terrorista", afirmó el director de la Oficina de la Investigación Financiera Contra el Blanqueo de Capitales en Bélgica, Philippe de Koster.

El monto total recibido ronda un poco más de 50.000 euros, no obstante el director responsable de la investigación Philippe de Koster sostiene que aunque no existen pruebas directas de que esos recursos hayan sido empleados para costear los ataques, "las ayudas sociales [a los terroristas] les brindaban medios de supervivencia y se convirtieron en un medio de apoyo indirecto de su actividad terrorista", agregó.

De acuerdo con el rotativo estadounidense que cita a una de las personas familiarizadas con el caso, el principal sospechoso de los ataques de París, Salah Abdeslam, recibió un total de 19.000 euros en subsidios de desempleo hasta tres semanas antes del atentado.

En Bélgica, las personas que salen de la cárcel a menudo reciben beneficios sociales a fin de permitirles su integración en la sociedad. Este fue el caso de Khalid El Bakraoui, quien estuvo dos años en prisión antes de inmolarse en la estación de metro Maelbeek en Bruselas.

Bakraoui recibió las ayudas sociales al salir de la prisión tras cumplir su condena por robo a mano armada y robo de auto. En total, se benefició con la suma de 25.000 €.

El periódico asegura que los atentados en Bruselas requirieron la cantidad de unos 3000 euros, mientras que la preparación de los ataques parisinos necesitó hasta 30.000 euros.

krd/ktg/nal

Comentarios