• El expresidente catalán, Carles Puigdemont, antes de una conferencia de prensa en Bruselas (capital belga), 31 de octubre de 2017.
Publicada: viernes, 3 de noviembre de 2017 11:18

Una ministra belga ha descartado que su país dé asilo político al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, debido a que no hay ningún riesgo para su vida.

“Es obvio que una solicitud de asilo en Bélgica no tendrá ningún efecto concreto ya que no hay ningún riesgo para su vida o su integridad física en el país del que procede”, ha declarado este viernes la ministra belga de Medio Ambiente, Marie-Christine Marghem.

Ante los medios belgas, la política se ha referido así a la posibilidad de que el depuesto líder catalán pida refugio en Bélgica después de que la Fiscalía española planteara emitir una orden de captura en su contra a raíz del referéndum independentista en la región que dirigía y a posteriori la declaración de independencia.

Marghem ha asegurado que en el caso de que tal solicitud se presente por parte de Puigdemont o su abogado, la cuestión de otorgar o no el asilo a él será examinada en el tribunal, pero al mismo tiempo ha dejado claro que no hay base concreta para aceptar tal petición.

Es obvio que una solicitud de asilo en Bélgica no tendrá ningún efecto concreto ya que no hay ningún riesgo para su vida o su integridad física en el país del que procede”, dice la ministra belga de Medio Ambiente, Marie-Christine Marghem.

 

Además, la ministra belga ha señalado que el Gobierno de Bruselas no debe interferir “en ningún caso” en los asuntos de un país soberano, que “funciona sobre una base democrática”. Asimismo, ha llamado a las autoridades españolas al diálogo político para resolver sus discrepancias con Cataluña.

Esta postura viene después de que el ministro belga de Migración y Asilo, Theo Francken, —del partido independentista flamenco N-VA— dijera el pasado fin de semana que Puigdemont puede solicitar ‘asilo político’ en Bélgica, explicando que la pregunta era ahora “hasta qué punto el proceso judicial (contra Puigdemont) sería justo”.

Ante la declaración de independencia por parte de Cataluña, el Ejecutivo español, presidido por Mariano Rajoy, puso en vigor las medidas del polémico artículo 155 de la Constitución española, provocando el cese de la totalidad del Govern y Parlament regionales, entre otros.

Además, 8 exmiembros del Govern fueron detenidos por la orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, producida por una querella por ‘rebelión’, debido a las acciones y decisiones de estos a favor de la independencia de Cataluña (considerada ilegal por la Constitución española), lo que les podría costar 30 años de cárcel.

También, la Fiscalía solicitó el jueves a la juez Carmen Lamela que se ordene la “busca y captura y detención, de ámbito nacional e internacional”, de Puigdemont y los exconsejeros Antoni Comín, Meritxell Serret, Lluís Puig y Clara Ponsati, quienes permanecen en Bélgica.

zss/ktg/hnb

Commentarios