• Una bandera española ondea ante la sede del Tribunal Constitucional.
Publicada: lunes, 1 de agosto de 2016 17:31
Actualizada: martes, 2 de agosto de 2016 6:22

El Tribunal Constitucional suspende la resolución aprobada por el Parlament de Cataluña, que marca el proceso de desconexión con España y promueve la independencia.

El pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha decidido este lunes por unanimidad suspender la iniciativa catalana dando el primer paso para "la eventual adopción de las medidas" solicitadas por el Gobierno español, como la imposición de multas o la apertura de un procedimiento penal, contra los responsables de la aprobación de las conclusiones del denominado proceso constituyente.

El Parlamento de Cataluña aprobó el pasado 27 de julio con los votos de Junts pel Sí ("Juntos por el Sí") y las Candidaturas de Unidad Popular (CUP) las conclusiones de la Comisión de Estudio a favor de impulsar un "proceso constituyente" en Cataluña, lo que abre la puerta a una eventual declaración unilateral de independencia, desoyendo el aviso del TC.

En la resolución adoptada por el alto tribunal se requiere a la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, a los demás miembros de la Mesa y al secretario general de la Cámara para que en el plazo de 20 días informen sobre el cumplimiento por su parte de la sentencia del 2 de diciembre de 2015 y el auto del pasado 19 de julio del TC.

 

La admisión del incidente supone además dar traslado al Ministerio Fiscal y al Parlamento de Cataluña de la petición de nulidad hecha por la Abogacía del Estado el pasado viernes. En este sentido, el Pleno del TC da 20 días de plazo para que las partes formulen las alegaciones que estimen convenientes.

Asimismo, el documento establece que "el Gobierno podrá impugnar ante el Tribunal Constitucional las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las comunidades autónomas" y añade que "la impugnación producirá la suspensión de la disposición o resolución recurrida, pero el Tribunal, en su caso, deberá ratificarla o levantarla en un plazo no superior a cinco meses".

Igualmente, los once magistrados del alto tribunal advierten personalmente a Forcadell y al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, junto al resto de los miembros de la Mesa de la Cámara y del Gobierno catalán, de su eventual responsabilidad, incluso penal, si ignoran esa suspensión.

El proyecto independentista catalán ganó ímpetu con una multitudinaria manifestación en Barcelona en septiembre de 2012 y alcanzó su clímax el pasado 9 de noviembre de 2014, cuando una consulta popular informal congregó a 2,3 millones de personas para votar a favor de la independencia. De acuerdo con una reciente encuesta la mayoría de los catalanes apoya la idea de independizarse de España.

aaf/ctl/rba/msf

Comentarios