• El representante permanente de Irán ante la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Kazem Qaribabadi.
Publicada: domingo, 11 de octubre de 2020 23:17

Un diplomático iraní ha criticado al director general de la AIEA por utilizar términos “no relevantes” en sus comentarios sobre el programa nuclear de Irán.

En una entrevista con el diario austriaco Die Presse, publicada el sábado, el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Rafael Grossi, rechazó que sea peligrosa la cantidad del material nuclear producido por Irán, si bien confirmó que el país sigue enriqueciendo uranio.

Cuando se le preguntó sobre el “tiempo de ruptura (la estimación del tiempo que le tomaría a un país producir el combustible nuclear necesario para fabricar una bomba)” de Irán, Grossi detalló que la AIEA solo “observa la cantidad significativa”, es decir, “la cantidad mínima de uranio o plutonio enriquecido necesaria para fabricar una bomba atómica”.

Al respecto, detalló que “la República Islámica no tiene la cantidad suficiente” como para producir armas nucleares.

A estas declaraciones ha reaccionado este domingo, vía Twitter, el representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi, quien ha criticado a Grossi por utilizar términos como el “tiempo de ruptura” y “la cantidad significativa” para comentar sobre las actividades nucleares de los países que están enriqueciendo uranio bajo la vigilancia de la AIEA.

 

Utilizar los referidos criterios es “irrelevante” y “no tiene lugar en los documentos legales de la AIEA”, ha subrayado el diplomático persa, para luego preguntar; ¿Si Grossi puede decir cuánto es la “cantidad significativa” del uranio o plutonio enriquecido de los cinco Estados que poseen armas nucleares —EE.UU., Rusia, Francia, el Reino Unido y China— o la de los países no poseedores de armas nucleares?

“¡Es mejor no medir las actividades nucleares bajo Salvaguardas de esta manera! El material de uso civil o de uso militar puede ser una mejor definición”, ha explicado Qaribabadi.

“Hay más de 1300 toneladas de uranio altamente enriquecido y 300 toneladas de plutonio en el mundo”, ha dicho Qaribabadi y agregado, citando los informes del organismo presentados en 2019, que la total cantidad significativa del material nuclear asciende a 216 448 (8 por ciento más desde 2015). “¡¿En qué mundo tan peligroso estamos viviendo?!”, ha advertido.

Irán se adhirió en 1968 al Tratado de No Proliferación (TNP) de Armas Nucleares que es la piedra angular de los esfuerzos mundiales para prevenir que las armas nucleares se propaguen, y lo ratificó en 1970.

Teherán ha mantenido un amplio nivel de cooperación con la AIEA para mostrar el aspecto pacífico de su programa nuclear. En esta misma línea, firmó en 2015 un acuerdo sobre su programa nuclear con el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más  Alemania), pero la salida unilateral de Washington del pacto lo empujó hacia un futuro ambiguo.

Irán, en respuesta, ha dado cinco pasos en lo tocante a reducir sus compromisos nucleares —el último en enero pasado— ante las negociaciones infructuosas que mantuvo con los países europeos, que habían prometido garantizar los intereses de Irán tras la salida unilateral de EE.UU., en mayo de 2018, del pacto nuclear.

Aunque la República Islámica ha aumentado el enriquecimiento de uranio, sigue siendo un firmante comprometido del acuerdo nuclear y ha asegurado que los cuatro pasos dados hasta ahora son reversibles si Europa cumple sus obligaciones ante Teherán.

ftm/rha/hnb