• Aeropuerto Gatwick en Londres, capital del Reino Unido.
Publicada: miércoles, 23 de diciembre de 2015 7:32

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS, en inglés) impidió el viaje de una familia musulmana británica que pensaba visitar el parque Disneyland y Universal Studios de California.

Según publicó el martes el diario británico The Guardian, a esa familia le fue negada su autorización para tomar el vuelo que iba a Los Ángeles, en el Estado de California (suroeste de EE.UU.), en la sala de salida del aeropuerto Gatwick en Londres, capital del Reino Unido.

Porque acaecieron ataques en Estados Unidos, ellos piensan que cada musulmán supone una amenaza”, acotó Mohamad Tariq Mahmud, un miembro de la familia, a la que negaron el vuelo a Estados Unidos

Mohamad Tariq Mahmud, un miembro de esa familia, indicó a ese diario que los agentes estadounidenses no les explicaron el porque, pero la razón, según él, era “obvia”.

“Porque acaecieron ataques en Estados Unidos, ellos piensan que cada musulmán supone una amenaza”, acotó Tariq Mahmud.

Adujo que las autoridades de DHS además les obligaron a devolver todas las cosas que habían comprado de las tiendas libres de impuestos del aeropuerto antes de salir “escoltados”. “Nunca he estado tan avergonzado en mi vida. Yo trabajo aquí, tengo negocios, pero nos están aislando”, lamentó.

Las autoridades de DHS no proporcionaron explicaciones al respecto, a pesar de que los 11 miembros de esa familia contaron con la correspondiente autorización online previa a su viaje prevista para el 15 de diciembre a California, donde pensaban pasar sus vacaciones.

La diputada laborista del Reino Unido, Stella Creasy.

 

La diputada laborista del Reino Unido, Stella Creasy, abordó el caso en un artículo enviado a The Guardian. En la publicación, la política británica advierte de que la falta de información por parte de las autoridades estadounidenses propaga un sentimiento de odio entre las comunidades musulmanas en el país anglosajón.

Adujo que la condena generalizada de las declaraciones del precandidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, quien llamó a frenar el ingreso de musulmanes al país, se contradicen con lo que prácticamente está pasando.

Creasy intentó en vano, conseguir una respuesta de la embajada de Estados Unidos. Además, pidió al primer ministro del Reino Unido, David Cameron, que presione a Washington para que fundamente las razones de esa actitud.

De igual manera, exigió al primer ministro del país que asegure a los ciudadanos británicos que no se repetirá ningún acto discriminatorio en su contra en los aeropuertos del país por profesar otras religiones y credos.

Una portavoz del Gobierno conservador británico, citado en anonimato por el diario, aseguró que Cameron considerará el caso, recordando que el premier ya tachó de “erróneos” los comentarios islamófobos de Trump.

Va en aumento el número de los musulmanes británicos a los que les fue negado un viaje a Estados Unidos sin que les hayan explicado la razón.

Dos días después de lo acontecido a la familia de Mahmud, las autoridades estadounidenses impidieron el viaje de otro ciudadano británico, identificado como Aymal Mansur, a Nueva York (noroeste de EE.UU.).

No se trata de la primera vez que Trump arremete contra los musulmanes durante su campaña. El pasado mes de noviembre prometió crear una base de datos para mantener un registro de los miembros de la comunidad musulmana en el país norteamericano. Y anteriormente había asegurado que espiará y cerrará algunas mezquitas si llega a ser presidente de Estados Unidos.

ask/ktg/msf