• El líder del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, ofrece un discurso televisado, 20 de marzo de 2020.
Publicada: viernes, 20 de marzo de 2020 19:04
Actualizada: sábado, 21 de marzo de 2020 8:36

El líder de Hezbolá condena la violación de la soberanía de El Líbano por parte de EE.UU. y afirma que la Resistencia nunca cederá a las presiones de Washington.

El secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, ha denunciado la injerencia de Washington en los asuntos internos del país árabe, mientras asegura que la Resistencia no aceptará la rendición de las autoridades libanesas a las presiones de EE.UU.

También ha advertido que el enemigo del Hezbolá está buscando crear una brecha entre la Resistencia y el pueblo libanés e intenta destruir la “confianza” que existe entre ellos.

Nasralá ha se referido a la liberación de Amer Elias al-Fajuri, un mercenario y espía del régimen israelí, subrayando que la posición de Hezbolá sobre este tema se toma desde la “postura popular”.

Al-Fajuri, exmiembro de una milicia armada financiada por Israel, es acusado de ordenar la tortura de miles de prisioneros libaneses. Dejó El Líbano en 1998, se unió a la inteligencia militar israelí y viajó a Estados Unidos, donde recibió la nacionalidad norteamericana. En septiembre pasado, fue detenido a su regreso, proveniente del país norteamericano.

 

Al-Fajuri fue absuelto esta semana por un tribunal militar libanés, debido a la presión de Estados Unidos para que este mercenario quede libre, y después el propio Estados Unidos lo sacó de El Líbano a través de una aeronave militar.

Nasralá, asimismo, ha hablado sobre el nuevo coronavirus, denominado COVID-19, enfatizando que su país está en “guerra contra el coronavirus” y Hezbolá está dispuesto a ayudar al Gobierno libanés al respecto.

En este sentido, ha declarado que el presidente de EE.UU., Donald Trump, es “racista”, ya que está buscando la vacuna del coronavirus solo para los estadounidenses, eso mientras que la población de todo el mundo está soportando mucha dificultad en la lucha contra esta pandemia letal.

“El Gobierno y la nación iraní continúan luchando contra el coronavirus, bajo la sombra pesada de las sanciones. Es hora de que la Comunidad Internacional exija al racista sangriento Trump la suspensión de los embargos crueles de EE.UU. sobre los equipos médicos esenciales”, ha subrayado.

nsr/lvs/rba