• El Tribunal Penal de El Cairo
Publicada: miércoles, 19 de agosto de 2015 16:57

El Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) ha denunciado que la nueva ley antiterrorista de Egipto vulnera los derechos básicos.

La ley ratificada el domingo por el presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi, aumenta el poder de las autoridades para imponer severas sentencias, incluida la pena de muerte, y el de los fiscales para detener a sospechosos y vigilarles de forma indefinida sin una orden judicial, ha afirmado el HRW este miércoles en un comunicado.

El Gobierno se ha dotado de mayores poderes para acabar con sus opositores bajo esta vaga y en expansión guerra contra el terrorismo, ha lamentado Nadim Houry, subdirector para Oriente Medio y Norte de África de HRW.

El Gobierno se ha dotado de mayores poderes para acabar con sus opositores bajo esta vaga y en expansión guerra contra el terrorismo”, ha lamentado Nadim Houry, subdirector para Oriente Medio y Norte de África de HRW.

Nadim Houry, subdirector para Oriente Medio y Norte de África de HRW.

 

Además, ha aseverado que el decreto es un gran paso hacia consagrar un permanente estado de emergencia.

El Gobierno de El Cairo se enfrenta a una “insurgencia grave y mortal”, ha asegurado Houry al mismo tiempo que consideró que “erosionar los derechos básicos, limitar la disidencia y usar el terrorismo como un garrote contra los opositores no es el medio de ganar esa batalla”.

De acuerdo con Al-Sisi, la polémica ley estipula multas exorbitantes (un mínimo de 25 mil de dólares) y la posible suspensión de empleo para cualquier periodista que contradiga la versión oficial durante la cobertura de los ataques.

La norma, de 54 artículos, ha sido muy criticada por organizaciones de derechos humanos locales y por el Sindicato de Periodistas de Egipto, así como los Hermanos Musulmanes (HHMM), que ha sido marcada como una organización terrorista.

Numerosas entidades no gubernamentales nacionales e internacionales han denunciado el continuo deterioro de los derechos humanos en Egipto desde que en julio de 2013 el Ejército derrocara al legítimo expresidente Mohamad Mursi, del movimiento de los Hermanos Musulmanes.

Desde aquel entonces, la Administración de Al-Sisi, además de incluir al citado movimiento en la lista de organizaciones terroristas, ha perseguido a la oposición por violar la libertad de expresión. Cientos de partidarios de este movimiento han sido condenados a muerte o han fallecido bajo custodia del Gobierno.

Otro preso político Salah Abdel Hafiz, de 40 años de edad, fue declarado muerto este miércoles en un hospital en El Cairo, capital de Egipto, han informado este miércoles las fuentes estatales. Hafiz, detenido hace dos semanas bajo la acusación de pertenecer a los HHMM, fue trasladado a un hospital hace cuatro días y estaba en estado muy crítico supuestamente debido a sus torturas en la cárcel.

De acuerdo con los grupos de derechos humanos, la represión del Ejército egipcio contra los seguidores de Mursi (quién, también, ha sido condenado a muerte) se ha saldado hasta el momento con al menos 1400 muertos y 22.000 detenidos, mientras que otros 200 han sido sentenciados a la pena capital.

haj/ctl/hnb

 

Comentarios