• El presidente de Egipto, Abdel Fatah al-Sisi.
Publicada: lunes, 17 de agosto de 2015 2:17
Actualizada: lunes, 17 de agosto de 2015 3:23

El presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi, ha ratificado una ley antiterrorista que conllevaría castigos para los periodistas que ofrezcan informaciones "falsas".

Según ha declarado, este domingo, el mandatario de Egipto, la polémica ley estipula multas exorbitantes (un mínimo de 25 mil de dólares) y la posible suspensión de empleo para cualquier periodista que contradiga la versión oficial durante la cobertura de los ataques.

El fotoperiodista está detenido de manera ilegal, debido a que su periodo de detención preventiva concluyó hace dos días y este periodo es de dos años máximo", ha asegurado la ANHRI.

El Gobierno de este país africano decidió acelerar la aprobación de la ley antiterrorista después de un atentado con coche bomba a finales de junio que costó la vida al fiscal del Estado. Los militares mostraron su enfado con los medios de comunicación por informar, citando a responsables de seguridad, de la muerte de decenas de soldados en el ataque del Sinaí, aunque el balance oficial fue de 21 soldados muertos.

Sin embargo, los opositores a la ley han solicitado más libertad de expresión, al tiempo de opinar que las fuertes multas pueden obligar a cerrar a los periódicos más pequeños y disuadir a los más grandes de informar de manera independiente sobre los atentados y las operaciones contra los atacantes.

En ese mismo sentido, la Red Árabe para la Información de los Derechos Humanos (ANHRI, por sus siglas en inglés) ha exigido, en la misma jornada del domingo, a las autoridades egipcias la liberación del reportero gráfico Mahmud Abu Zeid, quien se encuentra recluido desde el 14 de agosto de 2013.

Detenido fotoperiodista egipcio, Mahmud Abu Zeid.

 

"El fotoperiodista está detenido de manera ilegal, debido a que su periodo de detención preventiva concluyó hace dos días y este periodo es de dos años máximo", ha asegurado la ANHRI mediante un comunicado.

Numerosas organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales han denunciado el continuo deterioro de los derechos humanos en Egipto desde que en julio de 2013 el Ejército derrocara al legítimo expresidente Mohamad Mursi, del movimiento de los Hermanos Musulmanes (HHMM).

Miembros de los Hermanos Musulmanes (HHMM), durante un juicio en una corte egipcia.

 

Desde aquel entonces, la Administración de Al-Sisi, además de incluir al citado movimiento en la lista de organizaciones terroristas ha perseguido a la oposición por violar la libertad de expresión. Cientos de partidarios de este movimiento han sido condenados a muerte o han fallecido bajo custodia del Gobierno.

De acuerdo con los grupos de derechos humanos, la represión del Ejército egipcio contra los seguidores de Mursi (quién, también, ha sido condenado a muerte) se ha saldado hasta el momento con al menos 1400 muertos y 22.000 detenidos, mientras que otros 200 han sido sentenciados a la pena capital.

bhr/rha/kaa/msf