• Sistema egipcio de defensa aérea S-300, de fabricación rusa.
Publicada: sábado, 13 de junio de 2020 15:23
Actualizada: domingo, 14 de junio de 2020 2:11

El Ejército de Egipto cuenta con los más poderosos sistemas de defensa aérea rusos para protegerse ante cualquier amenaza aérea potencial.

Según ha informado este sábado el portal sirio Al-Masdar News, entre los sistemas más destacados rusos se encuentra el sistema móvil misilístico antiaéreo de largo alcance S-300VM (Antey-2500), capaz de derribar aviones de la aviación táctica y estratégica existentes y en desarrollo (incluidos los aparatos furtivos), misiles balísticos de alcance medio y misiles aerobalísticos y de crucero, así como aviones radar, aviones de reconocimiento y aviones especializados en guerra electrónica.

El sistema ruso de misiles antiaéreos Buk-M2E es otro sistema que tiene un radio de acción de 45 kilómetros y con él se abaten aviones de combate, helicópteros, misiles de crucero, misiles tácticos (lanzados desde un rango de 200-300 km), bombas aéreas y drones.

El sistema de corto alcance Tor-M2E con capacidades superiores para golpear misiles móviles, bombas, municiones inteligentes, lanzadores aéreos, aviones de combate, helicópteros y también drones dentro de un rango de 15 km y una altura de 10 km.

 

Estos sistemas están integrados con el resto de los sistemas de defensa aérea, los radares de alerta temprana y equipos de reconocimiento, incluidos sistemas de radar de detección de cazas furtivos para elevar los niveles de protección de Egipto contra diversas amenazas.

Las Fuerzas de Defensa Aérea de Egipto están blindadas también con los misiles antiaéreos portátiles Igla-S, uno de los misiles de defensa aérea más fuertes que se llevan sobre los hombros y son capaces de derribar todo tipo de objetivos aéreos que vuelan entre 10 metros y 3500 m a plena luz del día o incluso de noche.

Las unidades de defensa antiaérea de Rusia y Egipto participaron en noviembre pasado en unas maniobras conjuntas con el uso de los sistemas de misiles Buk y Tor cerca de El Cairo, capital egipcia. 

La cooperación militar de Rusia y Egipto sale a luz mientras los dos países acercan posiciones al advertir de secuelas del plan israelí de anexionarse Cisjordania ocupada, como provocar una “nueva y peligrosa ronda de violencia” en Asia Occidental.

msm/rha/mjs/mkh