• EEUU, símbolo del racismo y la exclusión social
Publicada: domingo, 22 de mayo de 2022 4:56
Actualizada: domingo, 22 de mayo de 2022 5:27

Una vez más, los estadounidenses comprueban que el racismo persiste en el país. Denuncian que esta lacra caracteriza a la superestructura que gobierna e impone.

Dicen que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. Así, tras cada acto de barbarie del supremacismo racista, la política de turno en EE.UU. suele enviar condolencias. Pero huele a hipocresía.

A las víctimas, afrodescendientes o inmigrantes -como en Buffalo, Nueva York- les toca la misma historia. El ciclo de noticias les dejará en el olvido y nada cambiará.

Lo cierto es que en EE.UU., no solo los neonazis se dedican a violentar afroamericanos e inmigrantes. La policía, la patrulla fronteriza, las instituciones, el Gobierno e incluso el sector privado son racistas. Así se ha desarrollado un “mercado” de tráfico humano, bajo el amparo de las autoridades.

Y estas mismas agencias tienen nexos con una serie de corporaciones y contratistas privados que hacen el lucro a partir de la tragedia, el miedo y la necesidad humana.

De esta manera, la esclavitud de los afrodescendientes en EE.UU. nunca dejó de existir. Esta lacra continúa bajo otros membretes y se adaptó al modelo de capitalismo corporativo.

Marcelo Sánchez, Washington.

xsh/mrg