• El presidente estadounidense, Joe Biden, habla durante una conferencia, La Casa Blanca, Washington DC, 19 de julio de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 21 de julio de 2021 7:01
Actualizada: miércoles, 21 de julio de 2021 7:30

Joe Biden extendió por un año más la emergencia nacional contra El Líbano, al acusar al país árabe de actividades que amenazan la seguridad nacional de EE.UU.

Por medio de un comunicado dirigido al Congreso que fue publicado en la página web de la Casa Blanca el martes, el presidente estadounidense, Joe Biden, firmó una orden ejecutiva para ampliar emergencia nacional con respecto al Líbano.

La declaración explicó que la Orden Ejecutiva 13441 sobre el estado de emergencia contra El Líbano, que comenzó el 1 de agosto de 2007, continuará después del 1 de agosto de 2021, al considerarla necesaria para hacer frente a amenazas contra Estados Unidos.

La emergencia nacional se debió a actividades continuas como la transferencia continua de armas al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), que incluyen sistemas de armas cada vez más sofisticados destinados a socavar la soberanía de El Líbano, alega la nota.

 

Asimismo, aseveró que dichas actividades han jugado un papel en la inestabilidad económica y política de la región, y se consideran una amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad nacional y la política exterior del país norteamericano.

El país árabe, desde hace muchos años,  sufre una crisis financiera, monetaria, económica, social y sanitaria sin precedentes durante la historia moderna. La moneda del país ha perdido 90 % de su valor, mientras ha aumentado el número de desempleados.

Esta situación ha empeorado tras la potente explosión registrada el 4 de agosto de 2020 en el puerto de Beirut (capital libanesa), la que dejó cientos de muertos y heridos, y se derivó a la dimisión del Gobierno de Hasan Diab.

Las autoridades libanesas y los dirigentes de Hezbolá enfatizan que las sanciones y acciones injerencistas de EE.UU. provocaron la situación que atraviesa el país, y denuncian que Washington busca provecho político de la crisis social para poder interferir más que antes en los asuntos internos de El Líbano.

sbr/rba