• Joe Biden: avanzar contra la corriente, el reloj y la historia
Publicada: sábado, 23 de enero de 2021 19:19
Actualizada: sábado, 23 de enero de 2021 19:46

Respuestas. Inmediatamente. Eso es lo que exige el pueblo estadounidense tras cuatro años de la peor administración de la historia desde 1776.

El Plan Estadounidense de Rescate consiste en $1.9 Billones de dólares ($1.9 trillion Plan). Aquí es donde Joe Biden se juega el todo por el todo.  Pero esa es la narrativa oficial de los medios corporativos.

En una interminable alabanza al triunfo del supuesto sistema democrático estadounidense, nadie se acuerda de más de 200 años de coloniaje y explotación.

La realidad es que, normalmente, el país se gasta muchísimo más en gastos militares, así como en colaboración con regímenes de terror el Eje de  la Casa de Al-Saud y Tel Aviv.

Esta madre de familia viene a festejar los anuncios -casi explosivos- de las políticas sociales en favor del electorado que otorgó su voto a la fórmula Biden/Harris. Esto se traduce en dólares de alivio económico y acceso a salud básica, en la medida de las posibilidades de un sistema destruido por el capitalismo y principalmente por la pandemia del COVID-19.

Pero aún falta más. En el surrealismo de las calles de Washington, los trumpistas poco a poco desaparecen de la escena, pero su líder sigue escupiendo veneno mientras juega al golf en su club privado y, sus hordas de terroristas esperando la insurrección.

Después de las celebraciones también es necesario recapacitar sobre el rol de los responsales de la tragedia que aún azota al país. Olvidar sería una afrenta a las victimas y las familias.

Sin embargo, los criminales están en libertad, incluso algunos de ellos permanecerán en el sistema burocrático estatal, mientras que otros serán reciclados en el sistema corporativo.

Así es que criminales Stephen Miller y Kirsjsten Nielsen aún están impunes. Ambos fascistas son los arquitectos de los campos de concentración de niños, así como numerosas muertes de inmigrantes en custodia.

Además, otros, como el ex Secretario de Estado, Mike Pompeo, son culpables, no solo de ejecuciones sumarias, sinó de incompetencia y mediocridad, a tal punto que sus acciones costaron numerosas vidas, incluyendo las de militares estadounidenses comprometidos a muerte durante operaciones solamente por la pura ineptitud de los estrategas.

En todo caso lo que Joe Biden y su administración representan está por verse. Los próximos meses serán cruciales.

Y es que a veces, al gobierno estadounidense (Demócrata o Republicano) se le olvida que no todas sus víctimas equivalen a barras y estrellas.

Marcelo Sánchez, Washington D.C.

rtk/hnb